Noticias

Argentina aflamenca el Auditorio Nacional de Madrid

22 enero, 2019

La sala de cámara del Auditorio Nacional de Música, durante el ciclo Andalucía Flamenca, abrió sus puertas la tarde del viernes 18 de enero a una de las cantaoras onubenses más relevantes del panorama actual. María López Tristancho, Argentina, trae su Habitat a una sala que en sí misma encierra su propio clima, el espacio escénico y el público asistente invitan a que el artista  muestre sin disfraces su talento y resalte lo más posible su naturalidad. El silencio del que pone en prioridad la escucha, que solo se rompe dándolo todo en los aplausos, hace que el artista ponga calor a la noche, gota a gota, echando un pulso a  su larga experiencia. Así la cantaora de Huelva y su grupo fue templando con los quejíos con los ritmos y con un saber estar hasta apoderarse del triunfo.

Inició en penumbra con la guitarra de José Quevedo Bolita por asturiana o montañesa y fue caminando despacito con la intención que en palabras expresaráa más tarde; “queríamos hacer un repertorio muy clásico y recordar a grandes figuras”.

Su segunda pieza por tanguillos nos la entrega de pie delante del grupo y al más puro ritmo gaditano. Allí mismo entra en un tercer tema compuesto por martinetes, cantes de trilla que remata con romance con ritmo de bulería.

…me despido de mi padre, de mi padre y de mi patria…

Entran los coros de Los Mellis que esta noche, junto a Diego Montoya, están acompañando a la artista también con jaleos y palmas. De vuelta a su silla tientos-tangos que con gran admiración Argentina nos dice son inspirados en la Paquera de Jerez

poquito a poco que tu cariño me va a matar, poquito a poco si no me quieres dímelo ya, poquito a poco…

Argentina entró en contacto con el público: “Buenas noches Madrid, quiero dar las gracias porque como aficionada al flamenco antes que artista, me enorgullece que se hayan vendido todas las localidades de esta sala que siempre que vengo me siento como en casa”.

Es momento de fandangos naturales por soleá en donde la cantaora nos muestra toda su flamencura. Flamencura en los fandangos y sensibilidad de la cantaora y del guitarrista jerezano,  que quedan solos en las tablas, por Taranta. En donde el eco de este estilo de cante acaricia cada tercio, sin máscaras, ni adornos y con un final de ambos invocando a la dulzura.

…ni Veracruz es cruz, ni Santo Domingo es santo, ni Puerto Rico es tan rico pa que lo veneren tanto… Así inicia la soleá apolá.

Están puestos en balanza dos corazones a un tiempo, unos pidiendo justicia otros pidiendo venganza… Será la entrada libre pero acompasá al cante por rondeñas que en breve será abandolao por el grupo llevando a la cantaora a mostrarnos un cante libre muy bien  mecido.

Bolita dedica su toque a un gran amigo que se encuentra en la sala. Su sólo por bulerías, es el sabor de la tierra que le vio nacer y en donde extraordinariamente José Quevedo navega a sus anchas, pareciera jugar y disfrutar como un niño. La guitarra cuenta y recuenta, entre un dialogo de letras que  los también onubenses Antonio y Manuel Montes Saavedra, más conocidos por Los Mellis, la dimensión de este palo y su soniquetazo, así deja constancia el guitarrista jerezano, la importancia del dominar no solo el ritmo en la bulería, también el aire y el sabor jerezano que pareciera un don que se entrega al nacer en aquella tierra y que Bolita cuida y aporta con creces a este regalo.

Entra a escena caminando con los ayeos de una siguiriya Argentina y después de entregarlo todo nos habla de la pelea que dicen hay que tener con el cante y que a ella en la siguiriya no solo le gusta pelear sino que le gusta morir.

Llega el cante por mariana que Argentina interpreta sobre un ritmo por zambra insinuante y casi en susurro de la guitarra … salga la luna la luna y el sol… se unen los coros a esta dulzura.

Las alegrías y cuplés por bulerías parecieran rematar la noche antes de los anunciados fandangos de Huelva, pero para sorpresa de todos, incluido el técnico de sonido, se salta el programa y arranca con un Fado. Estranha Forma de Vida tema grabado en 2017, en su disco La vida del artista. Delante para el público, descalza sobre las tablas, María parece convertir el agua en vino, el público silencioso durante largo tiempo se enciende con su Fado; y ya, entusiasmado, disfruta al máximo por fandangos de Huelva y Alosno y le pide a Argentina que le siga regalando. Así ella nos traslada a la época dorada de Lole y Manuel y nos canta-cuenta como … la luna sueña con ser bailaora …; a continuación, sin perder el ritmo por bulerías, agradece y nos presenta a su grupo. La ovación ya está en marcha y es entonces cuando se escapa del micro para cantar una copla aflamencándola, de gran popularidad en Madrid, María de las Mercedes. Pataíta por bulerías de Diego Montoya antes de salir de la plaza por la puerta grande.

Texto: Begoña Castro
Fotografías: Manuel García

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email