Noticias

Cancanilla y Guadiana, pureza jonda en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada

10 julio, 2021

El 9 de julio se juntaron dos consagrados cantaores en un mismo cartel, dentro de la programación del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, para realizar por separado un conjunto de cantes tradicionales demostrando que para sorprender no hace falta salirse del repertorio más establecido. Interpretar el legado flamenco ya es tarea suficiente y si se consigue hacer con personalidad, ¿que se necesita más para disfrutar de una noche especial? Ambos protagonistas se encuentran entre los estandartes del cante jondo y van abriendo boca para la celebración, que se realizará el año que viene, del centenario del Concurso de Cante Jondo de 1922. Granada se va preparando a ello con el Festival Internacional de Música y Danza, marco que da cavidad a este encuentro, en su 70 edición.

Comienza la noche con un solo de guitarra de Chaparro de Málaga quién mostró en toda la actuación estar en plena forma deleitando con fuerza y sonoridad guitarrística. A continuación realiza la primera parte el cantaor extremeño Guadiana con su potente torrente de voz y originales giros melódicos. Se respira solemnidad y respeto. El duende ha llegado para posarse frente a la cristalera, como fondo de escenario y con vistas a una Alhambra iluminada, en el Auditorio La Chumbera. Conmueve por soleá, tientos-tangos, cantes mineros y, acabando de forma tradicional, por bulerías.

La segunda parte corre a cargo de Cancanilla de Málaga quien entre cante y cante procede a hablar de lo a gusto que se encuentra, de la buena compañía en la que está. Agradece los jaleos del público mostrando simpatía, alaba a su compañero Guadiana aludiendo a su grandeza como cantaor y buen aficionao, ese título que se confieren entre los expertos y estudiosos del cante. También hace referencia a sí mismo, con gracia y arte andaluz, ¿por que iba a decir lo contrario? “también yo estoy cantando muy bien”, consiguiendo una aceptación cómplice de los asistentes. Y para concluir con el ameno coloquio promete que se echará una patadita más adelante.

Después de realizar una soleá por bulerías, tientos-tangos y seguiriyas, llega la patada por bulerías prometida. Una vez su figura en pie, el escenario continúa siendo suyo, incluso más que antes, dándole a su cante un aliciente visual con naturalidad, sencillez y maestría. Su zapateo hipnotiza por un momento en un continuado traqueteo de pies con unos zapatos que no son de bailaor pero que constan de un tacón que resuena en la sala. Para concluir la velada ambos cantaores vuelven a cantar por bulerías sin que falten unos últimos pasos de baile de Cancanilla de Málaga junto a la voz de Guadiana.

 

Pablo Giménez para Flama

 

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email