Opinion

Ramoncín. Músico y artista

4 octubre, 2016

¿Cabría preguntarse qué es en realidad el flamenco? Probablemente, en el curso en el que estamos, el lejano siglo XXI, parezca una cuestión de Perogrullo, pero no por eso fácil de resolver. Los expertos han gastado talento y páginas en dar a conocer al mundo las motivaciones artísticas, emocionales, morales e incluso geográficas, que dan luz a una forma de sentir, cantar, tocar y escribir esa música embrujada a la que llamamos flamenco. Pero no es suficiente. T no lo es por la sencilla razón de que lo que sale del alma, de las entrañas, tiene difícil explicación.

Habrá un argumento antropológico, otro histórico y un millón de evidencias sociales, pero, aún así, ¿Cómo se explica un duende que tiene encandilado al universo entero sin hacer concesiones a la comercialidad y a lo políticamente correcto? Sólo hay una explicación: ¡El flamenco es obra de Dios¡

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email