Opinion

Jorge Martínez. Cantante de ILEGALES

6 septiembre, 2016

En España el flamenco se filtra por las paredes. Hasta donde puedo recordar, el flamenco, ha dejado una impronta imborrable tanto en los tópicos estéticos como en las raíces más profundas de la cultura nacional. Muchos elementos tradicionales han desaparecido sepultados bajo las aguas incesantes del flamenco porque su alta capacidad para combinarse con cualquier otra cosa todo lo devora. Tuve la ocasión de conocer las formas puras del flamenco en Jerez de la Frontera, siendo yo soldado, hacia 1976. Desde esos momentos la exposición a esta música intensa, dotada de una cierta economía musical y dialéctica me hizo valorarla en su justa medida. Considero el flamenco como algo tremendamente valioso que brilla por sangre y por nervio pero altamente contaminante. El flamenco en estado más o menos puro es capaz de mezclarse y seguir siendo reconocible con cualquier clase de música… Jazz, Bolero, Rock o cualquier otra cosa inventada o por inventar. Se trata pues de un elemento peligroso y difícil de controlar: Si no tocas flamenco y quieres mantener en tu estilo un alto grado de pureza, no escuches flamenco.

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email