Noticias

Inspiración y luz con Tomatito en el Festival Flamenco de Nîmes

18 enero, 2020

A medida que me iba acercando al Théâtre de Nîmes para ver a Tomatito y su quinteto durante la celebración del Festival Flamenco de Nîmes el pasado 16 de enero, se notaba algo diferente en el ambiente. Había esa aura especial, que daba la sensación de que sería una noche diferente. Sobre todo, se vivió una ‘invasión’ de gitanos de Marsella, donde está la gran cantera artística de Francia, que ‘desembarcaron’ en Nîmes para ver a su figura, Tomatito. El teatro estaba a reventar y había bastante expectación. Hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las familias de estos grandes aficionados al flamenco vienen de Andalucía occidental, principalmente de Almería. Por lo que la situación era excepcional, ya que José es almeriense.

Tomatito llegó accidentalmente al Festival Flamenco de Nîmes 2020, en sustitución de uno de los magos de la sonanta… Vicente Amigo, quien no pudo asistir por problemas de salud. Tomatito le dedicó la primera pieza de su recital, y deseó al cordobés una rápida recuperación justo antes de entonar unas alegrías. La verdad que la noche del día 16 Tomatito estuvo muy inspirado. De hecho, creo que toda esa afición le hizo venirse arriba y tocó casi como nunca lo había visto. Se le veía emocionado, inspirado… con muchas ganas. Y eso se notó. También iba arropado por su hijo José de Tomate, a quien mencionó en varias ocasiones en tono jocoso, dándole su sitio a esta futura figura del toque flamenco.

Y no bajó el nivel, inmediatamente se acordó de su compañero durante años, Michel Camilo, de quien interpretó un tema del magnífico disco Spain. Magistral. Para mencionar el nombre del maestro, Paco de Lucía, cuando interrumpen a Tomatito los aplausos del público. La composición del dominicano es de una belleza y sutileza incomparables.

Y después de la calma viene la tormenta. Se metió por bulerías vertiginosas… en un diálogo perfecto con El Piraña, y con su hijo José. Gran soniquete, picados interminables y virtuosos y un ritmo muy compacto, acompañado por los cantaores Kiki Cortiñas y Morenito de Íllora.

Aunque solo hemos podido asistir hasta el momento a dos días de festival, se nota que hay menos ambiente en la calle… cuando de toda la vida, a lo largo de estos 30 años, siempre ha habido mucha afición por los bares y restaurantes aledaños al teatro. Pero la noche de Tomatito fue especial, había gente por todos sitios. Se nota que el público todavía se acuerda de que fue compañero de Camarón de la Isla, de quien interpretó algunos temas de la época, lo que desató la locura en el teatro.

Isidoro Cascajo de la Barrera-Caro

Fotografía: Sandy Korzekwa (Festival Flamenco de Nîmes)

 

 

 

 

 

 

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email