Noticias

Todas las emociones y colores bajo un solo nombre; Pitingo en Suma Flamenca de Madrid

4 diciembre, 2020

Inconfundible y en primer plano, el perfil de Morente relucía pintado en el chaleco de Pitingo de principio a fin del concierto que ofreció en la Suma Flamenca de Madrid 2020, y no fue el único homenaje de la noche.

Toda la compañía ingresaba a mascarilla puesta y casi en sincronía perfecta se la quitaban para dar paso al arte. Un nervioso Antonio se paraba al centro del todo para iniciar por martinete, y no cualquiera. Porque he nacido gitano no creas que soy malo, que habemos malos y buenos… y también somos cristianos, cantaba con mirada brillante, en el que sería su primer concierto  luego de haber levantado polémica recientemente.  Sellado quedaba así su reencuentro con un público que por momentos retuvo hasta el aliento para no perderse detalle.

De pronto pasó del martinete al soul sin que sepamos cómo, y del español más calé al inglés  casi perfecto. Es lo que tiene este artista, se siente igual de cómodo en sus cantes de cuna que en los de su música por adopción y visto lo visto, ésta le mima de modo especial. La soulería es ya su sello propio y aunque ha confesado que esta cuarentena le tiene falto de entrenamiento en la voz por haber pasado de 70 conciertos a 4 en todo el año, dio lo mejor de sí, como siempre. Esta entrega la sentimos sobre todo quienes disfrutamos de estos encuentros interculturales que dan vida a un mestizaje musical que en muchos casos (no en todos) resultan deliciosos.

Flamenco y Gospel

Unos coros flamencos a cargo de Noemí Humanes e Iván Carpio, en perfecto equilibrio con los coros góspel de Dani Reus y Astrid Jones y la flamenquísima guitarra de Jesús Núñez sostuvieron la mayor parte del espectáculo, que en 90 minutos provocó distintas emociones, desde las risas entre confesiones del artista, que asegura medir ahora tres centímetros menos que en marzo, pasando por marcados oles y aplausos espontáneos (supongo que aún no se sabe bien cómo se jalea el soul) suspiros jondos acompañando  el silbido más flamenco con que cerraba su versión de Imágenes y más de una lágrima cuando llegaba una de las versiones más dulces que tiene el Cucurrucucú paloma. Luego, banda al completo, con la guitarra de Daniel Fernández y la percusión del cubano  Fernando Favier  para interpretar el personalísimo Killing me softly.

El espíritu del maestro que brillaba en su chaleco se mantuvo presente toda la noche. Todos nos  imaginamos la mirada del genio granaíno en aquel garito de Plaza 2 de mayo, observando a un jovencísimo Antonio cuando otros no lo hacían. Allí se conocieron, tal como él mismo recordó con nostalgia y allí le dio una especie de bendición para seguir haciendo arte y siendo fiel a su esencia, una mezcla perfecta entre lo gitano y lo no gitano.  Terminado el relato, se lanzaba por Morente  desde el alma… “Yo no le temo a la muerte, porque morir es natural…”  y continuaba por fandangos a manera de rezo: “Ya diez años han pasado, cuánto te echamos de menos, maestro Enrique Morente, el legado de tu arte, cada día más presente, cuántas bocas van cerrando”.

Hubo de todo. Hasta más de una patada por bulería y no solo de Antonio, el Pitingo del mestizaje flamenco, sino también de su corista afromadrileña, a su propio estilo y cerrando el concierto con ovaciones de pie.  Público satisfecho, aunque también hubo quien comentó que sigue prefiriendo su el más flamenco que el soul que ofrece el artista. Para gustos los colores y afortunadamente las gamas se multiplican cuando hay quienes arriesgan el purismo y lo tradicional para apostar por un diálogo entre culturas, estilos y corazones. Al final, es el tejido con lo desconocido lo que nos lleva a sorprendernos aún en estos tiempos extraños, a descubrir nuevas maneras de mirar, de sentir y hasta de hacer magia, que se puede y se debe, porque el alma necesita paños frescos y melodías que nos sigan aliviando un poquito esta difícil realidad, que aunque queramos que no, se nota.

Texto y vídeo: Paula Y. Valdez para Flama

Fotos: Suma Flamenca.

 

 

 

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email