Noticias

Rancapino, emoción jonda de otra época en la Caracolá de Lebrija 2018

19 julio, 2018

Rancapino sentó cátedra generacional la noche del 18 de julio en la Caracolá de Lebrija de 2018. No es que cualquier tiempo pasado haya sido mejor, pero sí han existido épocas o determinados momentos de las mismas en las que las manifestaciones artísticas han tenido unas características muy concretas y diferentes con respectos a otras. Ha ocurrido con el cine, con la pintura… Es posible que la personalidad propia en muchos artistas fuera más acusada. Las causas harían referencia a aspectos antropológicos, históricos, sociológicos… Con la música flamenca ocurre igual. Posiblemente, los años ochenta del pasado siglo fueron el ocaso de una época con una atmósfera vital en muchos aspectos diferente a la actual, entre otros motivos porque el neoliberalismo estaba todavía incipiente. Así, las interrelaciones personales, en los distintos ámbitos, tenían su singularidad; se respiraba de otra forma, se vivía de otra forma… se cantaba de otra forma. Alonso Núñez Núñez Rancapino (Chiclana, 1945) es uno de los escasos supervivientes actuales de esa época pasada. Prácticamente, la gran parte de los artistas de su generación quedan sólo en el recuerdo y en su obra.

Los cuarenta minutos de recital (soleares, malagueñas, alegrías, fandangos y bulerías) certifican que la forma de interpretar de su generación era/es honesta, desnuda, visceral, mágica… Su expresión de queja no estaba ensayada delante de un espejo, muy propio de las nuevas promociones. Se buscaba, se dolía… resultando irrelevante que sus facultades y su salud no le acompañaran en su empeño. Fue emocionante. Todo atestiguado por el comentario de uno de los escasos aficionados que llenaron el recoleto y acogedor patio de la Clavería: ¡Ranca, eres una reliquia!

Juan Antonio Rodríguez Juano para Flama

Comentarios (0)