Noticias

‘¿Qué pasaría si pasara?’ Frescura y salero de Cádiz en Flamenco Viene del Sur

15 marzo, 2018

Un día estaba yo en La Caleta cuando de pronto me entró algo en el ojo. Desesperada me acerqué a un puesto de helado y le pregunté a la mujer si por casualidad tenía un espejo, me dio el espejo y me dijo: “Coge un mechón de tu pelo y arrástralo por el ojo”. Le hice caso y desapareció el desconsuelo. Eso es Cadiz: alegría, eficacia, concreto con lo que hay aquí y ahora; y su pueblo… incondicional, apasionado, natural y fresco. No se puede obviar su geografía, pico donde dos mares airean dándole vida, innata  espontaneidad.

Ya desde  el vestíbulo del Teatro se respiraba buena energía, vida y diversión. Antes de que se abriera el telón se podía sentir el confort y el calor de la escena.

El pasado martes en el Teatro Central de Sevilla en Flamenco Viene Del Sur, vimos todos los asientos ocupados, con un público dispuesto a salir complacido y entusiasmado, incluso los críticos estaban por la labor del disfrute y no del juicio, soltando oles y risas.

Cuatro gaditanos actuando, cantando y bailando, haciendo críticas sociales sin ofender, donde se notaba su influencia chirigotera, llamando la atención a las instituciones y señalando esa enfermedad actual: las redes sociales que nos privan de imaginación.

Empezó sobrio y sencillo con cuatro cicloramas donde los cuatro artistas fraseaban para enlazar con un baile por seguirillas teniendo siempre presente a Cadiz.

Cada uno hizo su parte textual donde hablaban del purismo, del duende, del flamenco en los niños usando un recurso fantástico que fue renombrar regiones de España y llevando la cultura de cada sitio al flamenco como un juego. La parodia de Antonio Mairena en los chasqueos con respeto y gracia sobre su razón incorpórea. La evocación a los antiguos, a los grandes y a los olvidados artistas ancestrales desde lo cómico, utilizando ese tablero con el que supuestamente se establecería contacto con los espíritus, imitándolos con orgullo, homenajeando a cada uno de ellos; Chano Lobato, Juanito Valderrama, Camarón y ese homenaje a Loli Flores con una voz en off emocionante donde expresaba que siempre llamaban a los mismos. En más de un momento se acordaron de la querida Mariana Cordero.

Cuatro artistas amigos. Se notaba la complicidad entre ellos y lo mucho que se conocen. David Palomar actor que baila y que, sobre todo, canta y tan bien. Cómico, muy cómico pero sabiendo la compostura de cada cante como lo hizo en la seguiriyas y la soleá en la que estuvo soberbio.

El Junco que también actuaba con gracia y cantaba cabal con su baile fluido, bello y muy gaditano.

Roberto Jaen aclimataba con la percusión, nos sorprendió en su actuación haciéndonos recordar a Juanito Valderrama.

Riki Rivera, una guitarra obligatoria en el espectáculo, una teatralidad natural y viva donde destacan también sus pataítas y sentimiento cantando.

No podemos olvidar el diseño de luces que cuenta la historia llevándonos con su ambiente hasta ellos.

Un espectáculo redondo, flamenquísimo, con inmenso compás y protestas, adaptando la vis cómica al lugar donde lo representan con mucha genialidad.

Un espectáculo que no nos podemos perder, del que sales con una sonrisa y el corazón feliz.

La Bronce para Flama

 

Elenco:

David Palomar: Cante

Riki Rivera: Guitarra

El Junco: Baile

Roberto Jaen: Percusión

Equipo técnico y creativo.

Riki Rivera: Idea original, Música, y Dirección musical.

Riki Rivera y David Palomar: Dirección artística.

Ana López Segovia: Dirección de escena.

David Palomar, Riki Rivera, El Junco, Roberto Jaén: Guión y textos.

Antonio Valiente: Diseño de luces.

Chipi Cacheda: Diseño de sonido.

Paco Lobato: Fotografía.

Saradezza Producciones: Distribución

 

 

Comentarios (0)