Noticias

Pies descalzos y corazones al desnudo: Remedios y El Pele

17 junio, 2019

Cada vez que se dejan ver juntos sobre un escenario, Remedios Amaya y El Pele crean y recrean una magia especial… difícil de explicar y difícil de entender. Ha pasado antes y ya casi en la cumbre temporal de la Suma Flamenca, la noche del martes en Madrid, volvió a pasar. La gala iniciaba con la personalísima voz del cantaor cordobés tras bambalinas y aún desde ahí, ya ponía los pelos de puntas, para luego rematar de entrada, con un blanquísimo atuendo de pies a cabeza y su característica facilidad para navegar entre bajo y agudos con un pellizco impresionante. A su lado, el Niño Seve a la guitarra, que luego sería acompañada por las cuerdas de un David Caro cuyas falsetas dejaron sin aire al público en dos ocasiones.

En su voz, en su duende, llegaron al escenario los espíritus de los maestros Fernando de la Morena, Caracol o Morente, a quienes estiliza con sello propio, sin faltar milímetro alguno de la genialidad original. En la segunda parte del recital entraba ella: poderosa, radiante y descalzada. Nada más verla, el público se rendía ante su trono muy bien ganado. Como siempre conversadora, agradecida, cariñosa y completamente sincera.

Hizo suyo el escenario de principio a fin. Inició cantando por Chavela Vargas… acabó con el público coreando el “turu turai” y en todo el recorrido no se cansó de regalar colocaciones muy a su estilo y “pataítas” muy flamencas que se recibían con brazos abiertos y agradecidos.

Impecable, marcando sus ritmos, El Perla y su guitarra rompedora. Los coros de Ana María Gonzales, Carmen Amaya y Marta Amaya, la percusión de Isidro Suárez y el violín de José Gregorio Lovera pusieron el marco perfecto al paso de la trianera por la Suma Flamenca.

La velada terminó con los dos genios bailando en un emocionante fin de fiesta que dejaba clara la complicidad musical y el cariño absoluto que se tienen los artistas, cariño entre ellos y cariño a su público, que nunca sale defraudado cuando estos dos se juntan en un cartel. Gloria pura!

Texto: Paula Y. Valdez

 

 

 

 

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email