Noticias

Pedro El Granaíno homenajea a Morente en Suma Flamenca 2018

13 junio, 2018

La pasada noche se vivió un recital de cante inspirado en otros tiempos. Teatros del Canal presenció, durante Suma Flamenca 2018, cómo Pedro El Granaíno hacía gala de quién le ha inspirado a lo largo de su carrera, desde que con 18 años decidiera irse a vivir a Sevilla y “tomarse en serio” la profesión, como el mismo cantaor afirma.

Atrás dejaba noches y fiestas familiares o entre amigos, escuchando a los viejos y disfrutando de algo que quizás no pensó que hoy seria su profesión.

El cantaor ha comentado en alguna entrevista que para él, Enrique Morente es Granada, es su tierra, y es un lujo poder estudiarle, por ser un genio, que hoy sigue alimentando el Flamenco. Quizás anoche se puedo apreciar cómo Pedro Heredia (Granada, 1973)  no solo admira cómo Morente expresaba sus cantes, sino  su incansable búsqueda, su forma de decir el cante,  transportándolo a su persona. Y, en su repertorio, se aprecia como de forma humilde quiere unirse también a buscar e impulsar los cantes de Graná.

La guitarra de Antonio de Patrocinio acompañó con acordes y con pausas, con volúmenes, bajitos a veces y otras estallidos de jondura; como si ambos , guitarra y cante, navegaran en las aguas de un mar que siempre está expuesto a cambios. Los cambios que requiere ahondar en las propias emociones y hacerse eco de lo que se siente en cada instante.

… Enferma en la cama está

y no me la dejan ver.

A mí me mata la pena

porque de seguro sé

que al verme se pone buena…

Por granaína nos recibe Pedro, y agradece a la organización de la Suma el trato a los artistas y también agradece a ese público que, le “consta”, ha venido de fuera de Madrid para acompañarle esta noche.

… Cierro los ojos y te veo, me acuesto y sueño contigo…

Por soleá nos pasea por algunos de los muchos estilos que este palo ofrece. Con una guitarra que también busca la pureza que reside en el acompañamiento de este estilo, la sobriedad retumba en los corazones casi como un rezo.

… Si tu mal no tiene cura,

yo le estoy pidiendo a Dios,

que en la misma sepultura

nos entierren a los dos…

Unos tientos dedicados a su primo Montoyita, guitarrista que se encontraba entre el público y que no deja de jalear y de apoyar los personales requiebros que el Granaíno entregaba en los cantes inspirados en Morente. Cantes que tantas veces Montoyita habrá acompañado. Muy emotivo escuchar cada frase que el genio instaló en nuestra memoria musical, para seguir recibiéndolo una y otra vez como un legado. Ese que nos pertenece a los que aún tatareamos esos muchos versos a los que el Maestro les puso melodía.

… Ay como canta el Alba como canta,

que tempano de hielo azul levanta,

y cómo canta la noche como canta…

Aplausos y bravos para Morente y para este regalo que Pedro nos entregó con respeto; y casi nos cura el dolor aún presente de la pérdida del Genio de Graná. Es entonces cuando el corazón está metido en nostalgia, cuando El Granaíno decide darnos la ‘puntilla’ con un cante por siguiriya.

Para que paseemos aún más lejos y demos sitio a la tristeza. Así cantó con la voz dulce pero rasgada Pedro Heredia; y el lamento de la guitarra de Antonio de Patrocinio quizás nos desprendió de la rabia o de la ira que al ser expulsada sane lo que a veces no se entiende, pero que forma parte de lo que acontece en vida.

… Tu te viste de lunares

y cuando sales tu cantando

haces cositas de tu mare…

Tus labios pa mi…

Esta vez por tangos  metiéndonos en uno de los temas más populares  de otra grande, la cantaora y, que también confesa, camaronera: Remedios Amaya. Poco a poco el cantaor de Granada nos trasladó, con este estilo, a una venta de esas que recogen noches de gloria. Y en donde los versos de Lorca, ‘El lenguaje de las flores’, que tantas veces cantó Morente, terminen mojados con  lágrimas. Camarón también en sus bulerías…

Para cerrar este recorrido por el cante y sus maestros que, para Pedro Heredia El Granaíno, son y seguirán siendo su alimento, el cantaor nos despide por fandangos libres. Guitarra y cante se liberan del sonido y se acercan al público. El corazón del que canta y del que le recoge con sus dedos, queda expuesto al que escucha.

Uno da gracias a su equipo y el  otro, sin dejar de tocar bajo sus palabras, prepara la última dedicatoria de la noche: “Va por el maestro”:

… Decadencia

to el mundo me da de lao

porque me ve en decadencia

pero yo me he echao la cuenta

que el mundo no se ha acabao.

Malagueña que Enrique Morente, junto a Tomatito y a Isidro Muñoz de Sanlúcar, grabaron en el disco llamado Enrique Morente, Sacromonte (1991).

Begoña Castro para Flama

Fotos: David Mudarra

Comentarios (0)