Noticias

Ojesto&Flamenco Jazz Co. homenajean las ‘Confluencias’ al sol de Madrid en Suma Flamenca

23 junio, 2018

El pianista Pedro Ojesto, que lidera el proyecto musical de más de ocho años Flamenco Jazz Company, da las gracias al público, asistente a la Suma Flamenca de Madrid, por estar presentes a esas horas (22:30 un horario distinto al que ha ofrecido la Suma 2018 semanas anteriores).

Flamenco Jazz Company no es proyecto, es una realidad por la que han pasado grandes artistas del panorama nacional e internacional. Las composiciones de su nuevo repertorio son mayoritariamente de Ojesto e interpretadas junto a algunos de los integrantes que han estado desde el inicio. El batería- percusionista cubano Fernando Favier, el contrabajista Josemi Garzón y otros mas recientes, como el saxofonista Alejandro Pérez el guitarrista Mario Montoya, el cantaor Antonio Ingueta, o el percusionista Bandolero.

El compositor, como de pedagogo tiene un gran recorrido, después de regalarnos el primer tema, presenta a cada componente y explica cómo el primer tema Confluencias; además es el titulo del espectáculo que ofrecieron la noche del pasado jueves. Argumenta que «este trabajo está terminándose de grabar, está dedicado a la Puerta del Sol de Madrid. Donde concluyen todas las músicas. Madrid es multicultural , tiene raíces aparentemente hibridas pero en realidad con mucha consistencia».

Las palabras de Ojesto se irán intercalando durante el espectáculo, quizás con la finalidad de que el público se empape lo máximo posible de lo que hoy llega a sus oídos; y el encuentro sea casi como un aprendizaje de esta especial mirada al jazz y al flamenco y quede en las memorias de los asistentes.

Como segundo tema rescatan una soleá llamada Bronce gitano. Compuesta por el gran guitarrista nacido en Pamplona en 1912 Sabicas. Paco Ojesto, mano a mano con el guitarrista flamenco Mario Montoya y casi en una única voz, traduce en el piano esas técnicas de trémolos y picaos; tan habituales en los toques de  guitarra y que Montoya parece brindar como base jonda para que el piano se apoye, para que tome aún mas flamencura. El pianista interpretando un toque tan solemne como el de la soleá, que tan acostumbrados los oídos a recibir su expresión normalmente solo en el vibrar de las cuerdas de una guitarra, nos recuerda sin embargo, pasajes y sonidos de música popular andaluza, en donde el flamenco hace a veces las funciones de espejo, para reflejar similitudes.

… ¡Ay José!

Yo te canto camarón,

Te canto pa que me cantes…

Y me alegres el corazón…

Los sonidos negros del contrabajo cantan y frasean estos versos del grupo sevillano Pata Negra dedicados a Camarón, en un monólogo que el contrabajista hace como preludio a un tema fresco que incita a acompasar con nuestras manos rítmicamente en nuestras butacas. Suena a Jazz, con las intervenciones del saxofonista Josemi Garzón y la batería de Fernando Favier, el piano de Ojesta y la base de tanguillos de Bandolero, junto a la guitarra de Montoya, ponen el punto aflamencado que pudiera acompañarnos en un precioso paseo por tierra gaditana. Sin embargo es Duruelo el pueblo por donde se pasea el creador de este tema.

… Mi corazón me preguntaba si yo a ti te quería…

Narra al cante la voz de Antonio Ingueta mientras Ojesto acompaña sutilmente con su piano. Preludio de un tema abandolao que será irrumpido por el cantaor con un fandango:

… Los besos que se compran con dinero

que no son besos de verdad…

Así canta/cuenta el cantaor en este tema de nombre Ahora. El elenco abandona las tablas para dejar solo a Antonio Ingueta El Rubio, que se acompaña como él solo sabe y le hace destacar por su gran trayectoria como guitarrista, que acompañó a tantas voces grandes y que hoy siguen siendo  referente.

Sobre un gran silencio, una emotiva guitarra y un íntimo cante por granaína que suena a Los Rubios, esa saga de cantaores que el propio Camarón tanto admiró y de los que recogió formas en sus cantes cuando llegó a Madrid desde su tierra natal San Fernando.

Y llega la Soleá del mar, regalo de la excelente y experimentada guitarra de Mario Montoya. Su guitarra se siente flamenca,  aportando a este grupo su dilatada carrera musical y como no esa herencia de guitarrista de raza y destacable técnica, de un referente en la guitarra flamenca, su tío Ramón Montoya.

Así llegamos a los tangos La Puerta del Sol, la gran homenajeada de la noche, primero canta el  madrileño Alejandro Pérez con su saxo, continúa el cantaor gitano Ingueta:

… Que tu no tengas remordimientos,

que tu no sabes lo que quieres,

lo tomaste por un juego

y a veces se gana y a veces se pierde…

Un solo del también madrileño Bandolero pone en alto el talento que se recoge en la capital; y entonces entra la batería del cubano Fernando Favier .

Se confirman las palabras del pianista cuando hablaba de la multiculturalidad que reside en Madrid y que sirve de inspiración. Poder en contrarse en esta ciudad distintas culturas y crear lenguaje conduciéndose por caminos; en este caso, de jazz y de flamenco son hechos afortunados.

Así,  apreciando uno por uno el talento que reside en ella, la compañía  antes del cierre nos regala una siguiriya y concluye con  una bulería. En estos dos temas ya todos a una, pero cada uno en su planeta, como si de una banda sonora se tratase, deja en nuestros oídos melódicos fraseos y cantes. Banda Sonora que pone música a la Puerta del sol y a noches eternas entre músicos del mundo, encuentros entre Flamenco y Jazz hasta las claras del día.

Begoña Castro para Flama

Fotografías: Jesús Umbría

Comentarios (0)