Noticias

Mercedes Ruiz, una búsqueda de la tradición en su tierra, anoche en el Villamarta

9 marzo, 2024

El Teatro Villamarta vivió una de estas noches que se recuerdan para siempre, mágica, en el Festival de Jerez. Nacida en Jerez de la Frontera, Mercedes Ruiz protagonizó en su tierra, con un éxito de público, el estreno absoluto del espectáculo Romancero del baile flamenco.

Lo que se vivió anoche en el Festival de Jerez 2024 pareció como sacado de un tiempo antiguo y despertó una acogida impresionante con una ovación grandiosa del público de pie, con palmas y clamores a la compañía.

La entrada en escena de la bailaora jerezana, con un vestuario muy cuidado, acompañada de la intensidad de los silencios, lo cual creó una atmósfera propicia. Las sevillanas que abrieron el espectáculo fueron espectaculares. Las varias estampas flamencas en blanco y negro, como sacadas de un baúl de recuerdos, impresionaron al respetable.

Mercedes mostró una visión sensible de la danza flamenca, acompañada por los jerezanos, Santiago Lara a la guitarra y David Lagos al cante; con las percusiones, palmas y jaleos de Los Mellis de Huelva. El cante de David Lagos fue una maravilla. La guitarra de Santiago Lara, con la dirección musical del espectáculo, fue también de gran calidad. Mercedes Ruiz estuvo acompañada por el magistral baile de José Maldonado. Y la armonía era palpable entre ambos, con coreografías compartidas como una performance de arte y comunicación, a veces con una mirada al gran Antonio Gades.

Destacar los juegos de luces, muy ricos en su creación y poniendo en valor el baile. Mercedes Ruiz es, sin duda, la digna referencia de su generación en el compromiso por la evolución dentro del clasicismo de la danza flamenca. Su aura luminosa se acompañó de un derroche excepcional de arte, de elegancia, de flamencura. El Romancero fue una gran lección de baile flamenco elegante, emocionante, majestuoso, respetuoso, a veces casi solemne…

En esta creación, Mercedes Ruiz propuso numerosos recursos : la bata de cola, el mantón, el sombrero cordobés, las castañuelas y el abanico. Su forma de tocar castañuelas, magistral, confirmó su arte grande en este ámbito.

El espectáculo empezó y se terminó por sevillanas. Luego vinieron los fandangos de Huelva. Siguieron las siguirillas y las cantiñas. Después de la interpretación del Vito, la elección del polo titulado ‘A las raíces me agarro’… como una mirada a la herencia… fue particularmente notable.

La  pequeña canción de Mercedes embelleció su homenaje a los ‘cantes de época’ y a su tierra, Jerez, ‘tierra de arte, vino y toreo’.

Además, nos enseñó a lo largo de su creación como destacar en el arte de «recogerse, a tiempo, a compás y con el cante», como dice la misma bailaora. Y su gracia es tal que sentarse en una silla, ya es arte flamenco y pura gracia.

Joëlle Trujillo para Flama
Reportaje gráfico: Tamara Pastora

 

Banner AIE flamencos en ruta 2024
Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email