Noticias

Memoria del Concurso Nacional de Cante por Serranas de Prado del Rey

20 julio, 2019

Para contar la historia del Concurso Nacional de Cante por Serranas que nace en 1975, nos debemos remontar al 1 de julio de 1972, cuando la Unión Deportiva Juventud en busca de fondos, organiza con gran acierto el “Primer Festival Flamenco del Mosto”.

Este Festival tiene su continuación en 1973 y 1974; y a partir de aquí, los aficionados locales y el Ayuntamiento, presidido por D. Damián Buenvarón, organizan lo que sería el I Concurso Nacional de Cante por Serranas. Este tiene lugar el 19 de julio de 1975, ofreciéndose los siguientes premios:

  • Primer Premio dotado con 15.000 ptas. y trofeo, subvencionado por el Sr. Gobernador Civil de Cádiz.
  • Segundo Premio dotado con 000 ptas. y trofeo, subvencionado por la Diputación Provincial de Cádiz.
  • Tercer Premio dotado con 5.000 ptas. y trofeo, subvencionado por la Caja Rural de Cádiz.
  • Y un Cuarto y quinto premios dotados con 3.000 ptas. y trofeo, y subvencionados por la Compañía de Seguros “Unión Española y las Bodegas Osborne y Cía, respectivamente.

 

Además, el Ayuntamiento de Prado del Rey otorga el Primer Premio al cante Libre, dotado con 5.000 ptas. y trofeo. Como invitado especial “Los Flamencos de la Peña”.

Tuvo el honor de cantar la primera Serrana de este Concurso Miguel Cambayá, gran aficionado de Arcos de la Frontera, acompañado a la guitarra por Isidro Sanlúcar. El ganador del primer premio sería Pepe Sanlúcar.

En estos comienzos se admitían a todos los aficionados que mandaban una cinta para inscribirse, de hecho, según contaba José Luis Rivero, se han celebrado concursos con 10, 12 e incluso algún que otro finalista más.

En los siguientes concursos, celebrados en distintos lugares del pueblo como en el viejo campo de futbol o en el antiguo cine del Carmen, se mantienen los mismos premios y solamente cambian algunos patrocinadores, como por ejemplo “la Unión Marroquinera de Prado del Rey” que otorga en el IV Concurso, el premio al Cante Libre, dotado con 5.000 ptas y trofeo.

Poco a poco el concurso va tomando cuerpo. El jurado, formado por algunos aficionados, se reunía en el salón de Plenos del Ayuntamiento y seleccionaba entre los participantes, a través de las audiciones de las cintas, a los 6 o 7 mejores para la final. Por aquel entonces ya se ofrecen actuaciones de grandes artistas como las de Felipe Campuzano y Chiquetete en 1981 o El Lebrijano y Curro Malena en el 1982.

Consolidación del Concurso

Ante el auge y la importancia que el Concurso va tomando, el Jurado de éste eleva cartas al Ayuntamiento para que se creen unas Bases sólidas del mismo, se haga una divulgación adecuada y, al mismo tiempo, se vaya dotando de unos premios acordes con su importancia y su carácter nacional. Todo esto se lleva a cabo en 1987 con la creación de una Comisión de Cante por Serranas, presidida por la Concejalía de Cultura.

Se diseña la insignia del mismo, que guarda relación con el escudo de Prado del Rey, se da forma y cuerpo definitivo a la composición del Jurado del Concurso. Se decide que el evento flamenco sea celebrado en dos días: viernes y sábado; el primero dedicado propiamente al concurso y el siguiente a un Festival Flamenco donde, junto a los ganadores, actuaran artistas de renombre. En principio, se fija para la primera quincena de octubre, siendo los espectáculos gratuitos. Hasta 1994 se mantiene este formato, llevándose a cabo en una carpa instalada en el campo de futbol viejo. Como siempre solía llover, los poblaores, una vez conocida la fecha del concurso, comentaban jocosamente “¡ya sabemos cuándo lloverá!”.

En 1994, con motivo de su XX edición y para reducir gastos, se acuerda celebrar en un solo día concurso y festival, el último sábado de agosto. Dicha edición fue un especial, ya que solo actuaron los ganadores de ediciones anteriores. A partir de aquí, el Concurso se mantiene en un solo día hasta 1999, donde con motivo de sus “Bodas de Plata”, cobra de nuevo fuerzas y vuelve a celebrarse durante el fin de semana, viernes y sábado.

Uno de los objetivos que perseguía durante años la Comisión Organizadora era el elegir a los finalistas en una audición directa, este hecho comenzó a ver la luz en el año 2002, cuando se eligieron a diez semifinalistas que actuaron el 2 y 16 de agosto, siendo la final el 31 de dicho mes; pero no fue hasta el 2007, cuando se pudo escuchar en vivo y en directo a todos los participantes. La medida fue muy bien acogida por parte de los aficionados flamencos, ya que se batió record en participación, cuarenta y dos aspirantes. Las audiciones, donde se eligieron a los finalistas se desarrollaron en el patio de la Escuela Infantil “Azahar”, precisamente donde se celebraron los Festivales del Mosto en los años 1973 y 1974. Esta fórmula se ha mantenido hasta la actualidad.

Homenajes

A lo largo de su trayectoria, el Concurso ha hecho público en numerosas ocasiones su agradecimiento a muchas personas y ha homenajeado a otras. Así, como muestra de agradecimiento a la labor organizativa realizada en las primeras ediciones, en 1989 se hace un homenaje a José Saborido Muñóz de Arcos y a José Vega Muñóz, y a  Antonio Garrido Garrido que con muy escasos medios técnicos hizo milagros con el sonido durante aquella época.

A Felisa Pozo Poley en 1991, miembro de la comisión, cuya muerte en un trágico accidente llenó de pena a todos cuanto la conocían.

A María José Santiago en 1992, artista consagrada que ganó el concurso en 1980 de lo cual ha hecho gala en más de una ocasión.

A Antonio Murciano en 1993, escritor, poeta, flamencólogo….Presidente Honorífico de la Comisión Organizadora.

A José Marín Carmona en 1998, en agradecimiento a su colaboración y a la difusión prestada al Concurso.

A Juan Nadales en 1999 y a Juan Flores en el 2003 en reconocimiento a la labor que llevaron a cabo como pioneros en todo cuanto se refería a flamenco en Prado del Rey.

A nuestro magnífico guitarrista oficial del Concurso “Miguel Chamizo” que tantos años lleva con nosotros y a José Luis Rivero Marchena en el 2001. No hay palabras para expresar el cariño y el respeto que a todos los que conocieron a José Luis les merece, alma mater del concurso, trabajó incansablemente por ensalzarlo. En su honor, en el año 2009, se le puso su nombre al premio especial al mejor cantaor menor de 25 años no clasificado para la final.

Conocimiento y aportación al Cante por Serranas

Merece también señalar, como capítulo aparte, todas las actividades que en torno a la historia del  concurso se han ido generando. Comenzamos en los años 1992, 1993 y 2006 con los premios a la mejor letra de Serranas, en donde se busca fomentar la composición de nuevas letras; en el 2001 y 2003 con el Concurso de Trabajos de Investigación o Ensayo de Cante por Serranas. En la misma línea,  de profundizar en el conocimiento de este cante y convertir a Prado del Rey en un centro neurálgico de investigación, el 22 de febrero de 2003 tiene lugar una Mesa Redonda en torno a la Serranas en el Casino Cultural “Vela y Mora”. A la misma son invitados varios flamencólogos que disertarán sobre distintos aspectos del Cante por Serranas.

En torno al 2005 y consecuencia directa de nuestro concurso nace la Tertulia Flamenca “Aires de la Sierra”, que con mucho esfuerzo e ilusión, en beneficio de la cultura de Prado del Rey,  organizó a lo largo de estos años gran cantidad de actividades relacionadas con el flamenco: veladas flamencas, cursos, viajes a festivales, encuentros y una participación activa en la selección de los finalistas de este certamen.

En el 2007, y al objeto de fomentar el Cante por Serranas entre los jóvenes, se crea el premio especial al cante realizado por el mejor joven no clasificado para la final.

Por último, en marzo de 2010, tuvo lugar la presentación de “La Antología del Cante por Serranas”, una joya musical que recoge una cuidada grabación de las Serranas de diez de los premiados a lo largo de la historia de este concurso, y que constituye un documento sonoro de incuestionable valor para la preservación y difusión de este palo flamenco, que hoy en día es tan raro de escuchar en los festivales, y cuya comercialización es prácticamente nula.

Un pueblo volcado con un cante flamenco

Haciendo balance de todos estos años podemos decir que Prado del Rey es sinónimo de Cante por Serranas, que esta localidad ha logrado rescatar y, como señala Juan José Téllez “mantener vivo un palo flamenco como la Serrana, especialmente difícil”. Para ello, debemos dar las gracias a todas aquellas personas que con su entusiasmo y esfuerzo lo han mantenido hasta ahora, al apoyo incondicional del Excmo. Ayuntamiento, a su Comisión Organizadora, a todos los participantes, Peñas Flamencas, críticos y estudiosos del Flamenco, que nos han honrado con su presencia, y en suma al pueblo de Prado del Rey, quien se ha convertido en el depositario de este bien cultural y con el cual queda obligado a su preservación y divulgación.

A lo largo de estos cuarenta y tres años han participado más de 400 concursantes venidos de las ocho provincias andaluzas, hemos disfrutado del baile de aproximadamente 30 diferentes compañías y cuadros flamencos y,  de las actuaciones de los mejores artistas flamencos de cada momento.

Con todo este legado, hacemos un llamamiento a todos, para que uniendo nuestros esfuerzos, podamos reclamar y mantener el lugar que por derecho propio le corresponde al pueblo de Prado del Rey  dentro del mundo del flamenco.

Concepción Rodríguez Chacón

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email