Noticias

Manolo Sanlúcar recibe el Premio Internacional del Flamenco en su pueblo natal

16 mayo, 2021

Uno de los genios de todos los tiempos de la sonanta, don Manolo Sanlúcar, recibió ayer el Premio Internacional del Flamenco, concedido por la joven Escuela de Flamenco de Andalucía, en el Palacio Municipal de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), tierra de grandes artistas flamencos, y de otras disciplinas.

Además de su ejecución en la guitarra, Manolo es un gran genio de la composición, la que realmente lo ha hecho ser quien es, un referente para todo aquel que se asome al abismo de la boca de las seis cuerdas.

Y Manolo sigue siendo Manolo, como siempre, ese genio del pueblo, llano y extremadamente sensible a la hora de hablar, ya que se expresó lo mismo que si tuviera la guitarra entre sus brazos, con su corazón. Un rebelde, un inconformista, un inadaptado; un ser ha aportado una enormidad en esta mar inmensa del arte jondo. Rompió una lanza por los artistas, pero los artistas de corazón, no los de los escenarios, sin pelos en la lengua, y que había que apoyar a los jóvenes y a los desconocidos no tan jóvenes, a los «verdaderos seres de la Cultura».

Manolo no pudo dejar de acordarse de las grandes figuras con las que ha trabajado desde jovencito, cuando trabajaba con la mismísima Niña de los Peines y su marido, Pepe Pinto. Se autodenominó «esclavo de la guitarra» precisamente porque así se acuerda de los que ya no están aquí. Y, por supuesto, agradeció todos estos años de «paciencia» a su señora, allí presente.

El premio otorgado por la Escuela de Flamenco de Andalucía se respalda, según fuentes de la misma por su «trayectoria artística siempre en la cima creativa del arte flamenco». Aunque además de engrandecer el mismo nombre del arte que aquí nos ocupa por todo el mundo, también ha abanderado el nombre de su pueblo, Sanlúcar de Barremeda, dándolo un lugar en el atlas mundial del arte jondo.

Premio al (también inconformista) crítico Manolo Bohórquez

Realmente, los premiados no solo coinciden en el nombre de pila, sino también en esa forma romántica y bohemia de ver el flamenco, que es un reflejo de la vida misma. El señor Bohórquez nunca ha cedido su pluma nada más que en favor de la verdad, y de la justicia para con el arte flamenco. Lo podemos constatar desde aquí. Un periodista ético.

La gran afición de Manolo Bohórquez lo ha llevado a vivir en una constante investigación y cruce de datos por y para el bien del mundo del flamenco. Un reconocimiento otorgado a la investigación flamenca, un viaje hacia el mundo de las biografías, historias y anécdotas, precisamente, de artistas que han caído en el olvido. Un premio a muchos artistas o personajes olvidados por las grandes corporaciones o entes públicos, y que no pueden dejar su memoria. Y para eso están los periodistas como Manolo.

Yo solo puedo presumir de haber tenido entre mis manos dos de sus obras: Manuel Gerena, La voz prohibida, y Tomás Pavón, El Príncipe de la Alameda. La última sí la estuve leyendo a la vez que escuchaba un CD que traía con los cantes de uno de los grandes genios, y que Manolo ha sabido tratar como se merece. Asimismo, destacar el libro sobre El Carbonerillo, otro cantaor ‘medio’ olvidado por Sevilla. Aunque ya posee una peña propia de un familiar en la Macarena desde hace una década. Pero para que puedan indagar un poco más sobre este personaje de la actualidad jonda, aquí les dejamos el enlace con sus obras: https://manuelbohorquez.com/libros/

Raúl Fernández El Fiera para Flama

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email