Noticias

La Tati, de Madrid al mundo entero. Su homenaje en Suma Flamenca 2022

4 noviembre, 2022

De blanco entero y desbordando verdad, entraba La Tati bailando por tangos hasta el centro del escenario para recibir, más que el aplauso, el cariño de su público.

Fue durante su homenaje, en la décimo tercera noche de Suma Flamenca 2022. Una noche dedicada exclusivamente a la bailaora de Madrid. Esa bailaora que conectó con el flamenco muy joven y no lo abandonó jamás, esa que ha bailado al lado de los más grandes y que ahora, a sus 75 años, puede presumir de haber vivido y haber sentido profundo esto de vivir. No todos pueden.

Su legado ya es mundial. Lo confirma la diversidad de nacionalidades de sus alumnas: Chile, Holanda, Japón, Alemania, Israel o Brasil, entre otros, son los orígenes de las bailaoras que acompañaron esta fecha tan especial en primera línea, arropando a su maestra y tratando de transmitir esa magia especial que Francisca Sardonil Ruiz, La Tati, siempre ha tenido a la hora de bailar.

Fue sin duda uno de los mas emotivos momentos de la gala, que además contó con la presencia y el corazón de artistas gigantes como el maestro Rafael Riqueni, que abría la noche y luego regresaba para acompañar por soleá a un flamenquísimo José Mercé; Gerardo Núñez o Juan Villar, que nos transportaban hasta la esencia misma de su Cádiz nuestro.

No faltó la juventud, con cantes de levante en la poderosa voz de María Terremoto y Marco Flores, que se bailó una farruca ligera y amena, dando al público el primer cambio de rítmica en un espectáculo de tres horas de duración, presentado por Ana López Segovia y Mario Zorrilla.

Tampoco faltó el salero, que llegó en forma y fondo de don Miguel, el Capullo de Jerez, que se marcó unas bulerías muy a su estilo; o de La Truco, otra bailaora madrileña de inconfundible presencia y poderío.

Finalmente, el broche de oro lo puso Joaquín Grilo, que con la personalidad que lo caracteriza ala hora de pisar un escenario, hizo las delicias de un público que agradecía ver tanto arte junto aplaudiendo el talento de una maestra como La Tati, que finalizaba el espectáculo echándose una pataíta y con una modernísima chaqueta dorada, a tono con el brillo de su carrera como bailaora, su entrega como maestra y su plenitud como mujer. Un ole de pie para ella.

Su esencia en 20 palabras

Ahí está, ahí está, más chula que la Puerta de Alcalá, La Tati, la bailaora de la capital, un prodigio de la naturaleza flamenca, castiza y cabal como ella sola, que merece un trono por haber sabido llegar y mantenerse juncal, y la Suma Flamenca se lo da en forma de este Homenaje Flamenco al que acuden en acto de reconocimiento sus compañeros, como ella, máximas figuras de cartel, donde encontramos a lo más granado de ese Jerez que adora y que la quiere, una tierra cuyo arte bulearero hizo suyo. Y así, por bulerías, deslumbró al mismísimo Manolo Caracol, que la tuvo como predilecta en su tablao Canasteros. En el Rastro se puso en danza al son de La Quica y con doce años debutó en el tablao más genuino, Zambra, antes de pasar a Torres Bermejas. Recorrerá Europa con el Festival Flamenco Gitano, será invitada del BNE y forma su compañía para recorrer el mundo en «Apología flamenca», haciendo creíble a una Bernarda Alba o una Madre Coraje. Un portento artístico, una didacta necesaria, insustituible, una grande esta Francisca Sadornil Ruiz, ese poderío que llaman La Tati y ahí está, ante ustedes. Un aplauso. (José Manuel Gamboa)

Paula Y. Valdez para Flama

 

 

 

 

 

AIEnRuta Flamencos 2023 Banner
Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email