Noticias

Juana la del Pipa, Remedios Amaya y Juana Amaya, tres sedas orientales componen un vestido hilvanado en la XX Bienal de Sevilla

29 septiembre, 2018

¡Qué ganas de ver a las tres en un escenario grandioso!, ¡lo que se podía haber hecho el 27 de septiembre dentro de la XX Bienal de Sevilla con estas tres gitanas puras! Tres grandes, tres fieras, temperamento, fuerza, quejío en un espectáculo en el que parecía un ensayo, no por ellas, sino por la propuesta de un espectáculo en el maestranza que más bien parecía una noche en un festival flamenco de verano.

Se enciende un cenital con lo que fue la imagen más hermosa de la noche. Una silla con Juana Amaya sentada y su hija Nazaret Reyes al lado con su mano apoyada en la silla de su maestra. Ante esa imagen “Lorquiana” una encrucijada de madre e hija, con una interpretación dramática sobrecogedora interactuando con los hombres cantaores respondiéndoles las dos con ese carácter, gritando y llorando en las seguiriyas y martinete. Un cante con Enrique “El Extremeño”, Davis Sanchez “El Galli”, Manuel Tañe, Jose Antonio Nuñez “El Pulga” excelente y muy cañí  para estas dos fieras del baile flamenco, aunque no supieron medir el volumen de las palmas y no pudimos escuchar ese instrumento tan perfecto y virtuoso que tiene Juana Amaya en sus pies.

Entrada en boxes donde cualquier corredor de Fórmula 1 por bueno que fuera hubiera perdido la carrera. Entre Juana Amaya y Juana La del Pipa hubo un largo tiempo de espera mientras colocaban el sonido, tanto que la gente hablaba y más bien parecía que estuviéramos en una velá donde faltaban el vino y los “montaítos”.

Entra Juana la del Pipa, solemne, señora del cante, nerviosa como ella misma nos hizo saber, sencilla en su puesta en escena, a ella no le hace falta nada más, aunque quizás le hubiera venido bien algo de calor, pero reventaba en su soleá y seguiriyas retorciéndose de dolor, majestuosa en los tientos y jerezana en las bulerías pero con un jaleo y unas palmas sosas e indiferentes.

Llegó el volcán de Remedios Amaya, presencia gitana, con su acendrado cante por taranta, saltándose la soleá del programa, siguiendo con unos tangos donde se quitó los zapatos porque ella es terrenal, quiere sentir para transmitir. No le benefició nada un coro que le restaba a la estampa flamenca de la gitana de Sevilla, aunque sí una guitarra elegante y sensible que también acompañó a Juana la del Pipa, Raul Moreno “El Perla”. Remedios estaba emocionada y feliz, compartió con el público aquella canción que tanto le dañara a su reputación, pero que en la madurez todo desastre se comprende como la inocencia del pasado. Remedios Amaya debería haber aprovechado este momento en el teatro Maestranza para demostrar la grandeza de su voz en el cante jondo.

Lo de anoche fue un espectáculo sin acabar. “Gitanas” no fue más que poner a tres grandes sin unión ninguna entre ellas. Compartían cartel pero no espectáculo, no era una obra cuidada para un escenario como el del Teatro Maestranza. Seguro que el público esperaba ver a tres “Gitanas” con poderío juntas en algún momento de la noche.

La Bronce para Flama

Aforo lleno

1-Baile: Juana Amaya, con Nazaret Reyes (baile); Juan Campallo (guitarra); Enrique el Extremeño, David el Galli, Manuel Tañé y El Pulga (cante), y Paco Vega (percusión)

2-Cante: Juana la del Pipa, con Raúl Moreno el Perla (guitarra), Fabián el del Pipa y Tomás el del Pipa (palmas)

3-Remedios Amaya, con Raúl Moreno el Perla (guitarra); Carmen Amaya, Samara Moreno, Rosario Amador y Ana María González (palmas y jaleos), e Isidro Suárez (percusión)

Comentarios (0)