Noticias

Farruquito Íntimo: el turno del príncipe de la Suma Flamenca

5 noviembre, 2021

Una de las noches más esperadas ya en la recta final del Festival Suma Flamenca 2021 fue, sin duda, la del jueves, que anunciaba el estreno en Madrid del nuevo espectáculo del Capitán del baile, con un nombre contundente: Farruquito Íntimo.

Expectativa a flor de piel entre la larga fila en puertas de los Teatros del Canal, en una adelantada noche invernal. Una Sala Roja repleta a más no poder, caras muy conocidas en la platea, es que nadie quería perderse semejante promesa.

Los segundos previos a un espectáculo con semejante sello siempre tienen un efecto especialmente emocionante. Para algunos de nosotros, ver bailar a Farruquito sobre un escenario es siempre como verlo por primera vez, aunque ya vayamos perdiendo la cuenta de las veces que lo vimos.

Abierto el telón, cual dos pilares firmes y de peso, los cantaores encuadran la entrada del genio al son de una seguiriya, con la que se inicia esta especie de recorrido por los palos tradicionales del flamenco, pero apropiándose de sus detalles más profundos para darles una nueva manera de sentir y transmitir.  Ezequiel Montoya, Chanito e Ismael de la Rosa, Bolita, acompañan con este recorrido con voces que tocan todas las escalas… a veces a grito puro, otras a susurro… cantándole casi al oído, latiendo a compás.

En equilibrio, la ronca y potentísima voz de Mari Vizárraga, transmite ese grito silenciado que debemos controlar desde la platea cuando nos pellizca fuerte un desplante o nos golpea el alma uno de esos giros y cierres con nombre propio.

Para completar un cuadro con tanta personalidad, aparece en escena Marina Valiente. Bailar al lado de una figura como la de Farruquito no debe ser nada fácil, pero ella hace parecer que sí. Con una fuerza y temperamento muy propios y entregándose a cada milímetro, se pone a la altura y juntos ofrecen momentos maravillosos, donde lo íntimo de las esencias sale a relucir.

De pronto, en medio de la expresión más pura del flamenco, salta el bajo de Julián Heredia, con una melodía dulce y sintetizada, que nos recuerda a las épocas flamencorockeras de Triana. Corte en seco, pero con gusto. Tanta jondura necesita un escape que le da el toque contemporáneo al espectáculo, en el que también participa la percusión de Paco Vega y la guitarra de Antonio “Ñoño” Santiago, que, en su turno, hace volar los sentíos con una bulería impresionante.

El príncipe del Festival

Farruquito tiene ese algo siempre fresco, el movimiento preciso que parece nunca antes visto. Sus desplantes, sus llamadas, su entrega a sonrisa plena. Es inevitable que su cantaora le llame Príncipe entre jaleos y el público respalde con sus aplausos o oles… o que desde la platea le griten: “Quién fuera el lunar de tu camisa!” y un sonrojado Juan Manuel, despojado por un par de segundos de su trono real, baje la frente y con la mano en el pecho susurre: “Gracias… que viva Madrid!”

Paula Y. Valdez para Flama
Reportaje Gráfico: Pablo Lorente y David González

 

 

 

 

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email