Noticias

El Farru hace soñar en el Festival Milnoff 1922 de Granada

10 septiembre, 2021

Una melodía celestial introduce el espectáculo, dentro de la programación del Festival Milnoff 1922, con el elenco llegado a escena y una voz en off que introduce la temática de la noche, Por un sueño, y da paso a la guitarra por seguiriyas, despacito y a compás, de José Gálvez. Una subida en el tempo indica un cambio y los aplausos del público corroboran que algo sucede: entra El Farru y se coloca en el centro del escenario con una impasible quietud hasta rematar la primera letra del cante. Solo es el comienzo y todavía quedan muchas expectativas que cumplir. Se reserva y en cada movimiento va soltando su fuerza comedidamente pero con mucha intención.

Un remate al tres deja el compás en el aire y lo hace dirigir su cuerpo hacia la guitarra que se encuentra apoyada en el borde izquierdo del escenario. La iluminación, de un azul frío sobre el escenario y rojizo el fondo, matiza una escena onírica. Los taconeos y juegos de pies que aumentan en intensidad hasta un remate con un grito incluido del protagonista dan lugar al cambio de luces en el fondo que pasa al color morado y una mayor claridad general. Toma la guitarra como la espada de Excalibur, alzándola al cielo, toca unas falsetas apoyando la rodilla en el suelo y sale del escenario con guitarra en una mano.

Un interludio por parte de David El Galli y José El Pechuguita homenajea a Manolo Caracol y con un solo de cajón por parte de El Lolo concluye la presentación completa del elenco. En el segundo baile El Farru se mostró lleno de fuerza y ligereza en los pies. Le sucede una parte en pleno silencio que domina con libertad y desparpajo. Caminando obtuvo la complicidad del público en una sonrisa perspicaz y seductora. Un virtuoso juego de tacones a guitarra tapada saca una oleada de ovaciones vertiginosas de los asistentes al final del baile y nuestro protagonista respondió saludando en varias direcciones y en varios puntos diferentes del escenario. Pareciera un final pero la ensoñación continúa a guitarra sola de Gálvez, como de nuevo en el punto de partida.

Si al comienzo fue vestido de negro y el segundo baile entero de blanco, ahora sale El Farru en una versión actualizada e híbrida, tanto de vestimenta como de roles existentes en el flamenco, pantalón blanco y negra la camisa y chaqueta, con guitarra en mano improvisa una melodía melancólica sobre el compás de tientos y después canta. Su silla es situada esta vez en el centro del escenario y la canción continúa en sus manos. La melancolía se funde con exclamaciones del público y sus miradas de complicidad. Enlaza con la dedicatoria a Paco de Lucía y en su cante recuerda a la persona con quien recorrió el mundo entero.

El sentimiento caló en todos los asistentes y mientras le aplaudían y vitoreaban de una forma abrasadora, miró al cielo y continuó brindando al maestro el momento presente. Aprovecha el micrófono de diadema junto a su mejilla y calma los aplausos agradeciendo su presencia en el festival porque, según sus propias palabras, en esta situación que hemos y estamos viviendo, las emociones se multiplican.

Pablo Giménez para Flama
Noches de Palacio en el Festival Milnoff 1922 de Granada – Auditorio Manuel de Falla, 8 de septiembre – El Farru, Por un sueño
Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email