Noticias

El Ballet Flamenco de Andalucía rinde homenaje a Antonio El Bailarín en el Festival Internacional de Granada

26 junio, 2021

Situados en una de las plazas centrales de la Alhambra, en pleno Festival Internacional de Granada, con el Palacio de Carlos V a la izquierda y la imponente Torre Quebrada a la derecha, iluminado de tal manera que se viera bien el color pardo del ‘castillo rojo’, y con el mirador con vistas al Albayzín a la espalda del público, forzando una mirada íntima al interior del complejo nazarí, se presentó en la Plaza de los Aljibes un gran escenario desnudo sin telones, respetando así la intimidad del lugar.

La luna todavía no había salido pero los integrantes de Ballet Flamenco de Andalucía daban comienzo con el son de la guitarra a una primera parte con la poca habitual ejecución de la escuela bolera. La música bailaba también con influencia de estilos flamencos de ida y vuelta, a ritmo de verdiales, pasando por la influencia del estilo de panaderos y finalmente al cuplé por bulerías, todo ello con pasos elegantes y una fantasía grupal por parte de toda la compañía presentándose en pequeños grupos, primero de mujeres y después de hombres, sin una figura protagonista, para dar lugar al segundo número en donde una orquestación de Albéniz puso en el centro a la pareja Ana Almagro e Isaac Tovar. A la escena fue añadida la iluminación de dos candelabros colgantes dando una estética palaciega a la coreografía original de Antonio Ruiz Soler, El Bailarín.

El encargo del Festival de Música y Danza de Granada hizo coincidir su 70 edición con el centenario del nacimiento de Antonio El Bailarín, uno de los hitos del baile flamenco y español. Por ello continuó la velada haciendo hincapié en la música española de Albéniz adaptada para la guitarra por Pau Vallet y María Marín. Adentrándose en la etapa americana de Antonio El Bailarín, sacaron a relucir un vestuario en donde el color rojo destacaba.

La coreografía a cinco por parte de las bailarinas con abanicos rojos dio paso a la particular puesta en escena del famoso Asturias de Albéniz con tres integrantes masculinos llevando el color rojo esta vez en un accesorio diferente por parte de cada uno: el sombrero cordobés portado con elegancia, un capote majestuoso que hacía acompañar la coreografía de los tres integrantes, y unas íntimas castañuelas portadas con disimulo pero acompañando el toque de la melodía junto a los zapateos. Para finalizar “el sueño americano” toda la compañía vuelve a escena antes de dar comienzo a la tercera sección titulada “duende y jondura”.

Para los últimos números, como si fuera parte de la coreografía, salió la luna detrás de la puerta del vino dándole al entorno una extensión que sobrepasaba el escenario. Como si regresasen Antonio y Rosario a la Alhambra, se plantaron realizando una caña con el temple de una guitarra equilibrada y tradicional, emulando la majestuosidad de Manuel Morao, para dar paso a la parte flamenca después de Albéniz.

Los siguientes números se fueron encadenando hasta llegar al solo de la directora artística y coreógrafa Úrsula López junto a la propuesta única de la cantaora y guitarrista María Marín donde la originalidad se bordó desde el vestuario de la bailaora, con un traje de época colorido con sombrero calañés, hasta la magistral versión del zorongo gitano popular combinando el cantar de la melodía con sonoras exhalaciones; sin duda la propuesta más original de la noche. Por último, como sorpresa repentina, con un drástico cambio de registro, vuelven los verdiales, esta vez folclóricos, con acompañamiento de pandero y crótalos, mostrando el amplio abanico de bailes que popularizó y engrandeció Antonio El Bailarín.

Pablo Giménez para Flama
Imágenes: Festival de Granada | Fermín Rodríguez

Título del espectáculo: Antonio… 100 años de arte.

Ballet Flamenco de Andalucía.

Lugar: Plaza de los Aljibes.

Estreno día 23 y 24 de junio.

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email