Noticias

Alfonso Losa paga las ‘Con-secuencias’ en Flamenco Madrid 2018

26 mayo, 2018

El bailaor Alfonso Losa presentó el pasado 25 de mayo, dentro del Festival Flamenco Madrid, en el Fernán Gómez, su obra Con-secuencias. ¿Quién mejor que Joaquín San Juan para presentar al público asistente quién es el talentoso bailaor madrileño Alfonso Losa? Joaquín San Juan, director del conocido y prestigioso Centro de Arte Flamenco Amor de Dios, situado en la capital de España, en donde tantas figuras impartieron e imparten sus clases y asumen la responsabilidad de la creación de tantos y tantos espectáculos. Un lugar que es clave para Alfonso Losa y para tantos profesionales o aficionados de todo el mundo que desean crecer e investigar en este Arte.

Este espectáculo, comenta el director del centro, Con-secuencias, tiene varios sentidos. Por un lado refleja todo lo que ha vivido el bailaor por su incansable estudio y búsqueda de la perfección de técnica y su gran aprendizaje, habiendo formado parte fundamental del elenco en compañías de grandes maestros y es también un reflejo de todo aquello que con su gran sensibilidad ha compartido con compañeros de camino. Por otro lado, nos entrega lo que el bailaor está proyectando, su visión personal en estos momentos de su recorrido, y en esa forma de ver de sentir el flamenco. Esta obra seria también su eterno ‘jugar’ con las secuencias rítmicas de las que Alfonso Losa es un autentico mago.

En escena, una luz de neón se balancea y un bailaor en solitario con sus auriculares al cuello busca y se rebusca por un espacio intimo y austero. Unas veces en escucha de sus secuencias ritmas, de sus marcajes, otras del cante, de la guitarra, sonidos elegidos por él mismo para su inspiración. Los que miramos desde fuera, discretos pero sedientos, entramos en su estudio en esas horas del creador, que a pesar de encontrarse en lugares de alumbrado y presencia de adornos escasa, son infinitas horas de iluminación poética, personal y fuente necesaria para su crecimiento. Donde el creador hilvana su verdadera expresión dancística.

Tres voces inspiran esta noche a Alfonso Losa, la de Manuel Tañé, Ismael de la Rosa El Bola y La Tana. La guitarra de Yerai Cortés y la percusión de Manu Masaedo. Y un maestro y un estilo, Mario Maya por alegrías, el bailaor nos hace asistir al primer momento coreográfico y flamenco.

«…viva tu mare, viva la rosa de los rosales…»

Voz en off:“Al final las ideas, los pasos, las sensaciones, las emociones, son como piezas de un rompecabezas que han de encajar”.

En el espacio escénico que habita Alfonso aparece otro, virtual, para fundirse en una escena única. Allí se cumple su deseo y el de todos los que también deseamos esa ocasión que nos ofrece. Baila la bailaora malagueña Rocío Molina y, a su lado, compartiendo, como en dialogo entre dioses, el que deseó este precioso momento, Alfonso Losa.

Bastón en mano. Toca acordarse de otro estilo relacionado con las líneas del cuerpo, con el zapateado fraseando la sonanta. Ese estilo flamenco dibujado tantas veces por sus maestros: El Pelao, Güito, Manolete, Antonio Gades…

La música del joven guitarrista Yerai Cortes nos sumerge en un paisaje de preciosa y evocadora nostalgia.

«… Si no te veo…sin tu calor…»; el quejío de La Tana, acompañado de los coros de las voces masculinas, ofrece un abanico de tonos que la hacen inconfundible y en breve como si se tratara de una suave brisa nos conduce a un cante por tientos y tangos en los que la entrega de la cantaora sevillana se refuerza con sus arranques de baile.

«… Mi mare, qué lastima de mi mare, que cuando ella sale a la plaza hasta los lirios la piropean… Pero dime qué motivos te hecho yo…». Gran ovación del público.

La presencia de Alfonso Losa vuelve a través de una proyección sutil de sus pies, para dialogar esta vez con la percusión de Manu Masaedo. Un momento que se suma a los matices entre la músicalidad en directo y lo anteriormente establecido.

Las voces de Tañé y El Bola nos conducen por la queja más pura y dolorosa, de la que se empapa el cante flamenco, la siguiriya. Allí donde Alfonso aguanta el cante, retiene su pulso, y estalla dominando su amalgama rítmico. El lamento interno del cante por siguiriya se mezcla con el llanto de las notas de Yerai Cortes, el pulso de la percusión de Masaedo y los pies del bailaor. Laten los corazones de los cuatro, pareciera que ambos entrecruzan sentimientos.

Cuando ya parecía que lo había entregado todo en su hondura más flamenca, la soleá. Este estilo lo aborda Alfonso libre de adornos, lento, como se aborda lo difícil, al limite, pero con peso. El bailaor recreado, nos recrea para los que hemos tenido oportunidad de respirar cerca de otro grande y para los que ya solo podrán disfrutar en videos, el personal y diría qué patrimonio histórico del flamenco, la soleá de Eduardo Serrano El Güito. Emotivo homenaje de un joven bailaor que quiere mostrar su intención de seguir cuidando el legado de los grandes bailaores de la historia del flamenco.

Y en ese legado también esta Farruco, al que en esta ocasión le rinde su bulería, al golpe, casi para escuchar. Alfonso Losa cierra su espectáculo Con-Secuencia mostrándonos la clave de su saber hacer, de necesidad de ser y de las dos condiciones más importantes para bailar, cantar o tocar flamenco, la escucha, el respeto y la perseverancia. La última escena nos devuelve al inicio de lo que está por venir desde el corazón creativo del excelente bailaor y coreógrafo Alfonso Losa.

Begoña Castro para Flama

Comentarios (0)