Noticias

Alba Heredia, antes del espectáculo de esta noche en el Teatro Real de Madrid: “Veo poco youtube, mis referencias son Carmen Amaya y Manuela Carrasco”

28 julio, 2018

Nació en el Sacromonte, concretamente en la cueva La Rocío, bautizada por la Duquesa de Alba, da sus primeros pasos como bailaora con tan solo 4 años.

Alba Heredia tiene el privilegio de pertenecer a una de las dinastías más importantes del mundo flamenco como son los Maya. Por lo tanto, Alba es sobrina de los grandes maestros como Manolete, Mario Maya, Juan Maya Marote y prima Iván Vargas.

El artista navarro Mikel Belascoain y la bailaora granadina Alba Heredia, premio Desplantes del Festival de las Minas, colaboran en este este espectáculo flamenco de raíces. El mismo fusiona pintura, baile e interpretación para crear un impacto en el espectador que profundiza en la magia y en la intensidad del flamenco. El flamenco se centra en la mujer y la propuesta se acompaña de cuatro obras de gran formato creadas por el artista navarro e inspiradas en Munch y Miró. Este proyecto se estrena en el Teatro Real.

Sesiones

28 JUL (S) 19:00h

Universal Music Festival 18

Lugar: Teatro Real.

¿De donde viene Maga?

Maga viene de que Mikel Belascoain– director de este espectáculo – me vio bailar en el festival de las Minas de La Unión y desde ahí empezó a seguir mi trayectoria. Y después, por Miguel Morán – director del Festival Flamenco on Fire de Pamplona -, que también conocía mi trabajo. Mikel le comunicó a Miguel que tenía un proyecto en mente y que quería juntar el arte de la pintura con el arte del flamenco. Mikel le comentó a Morán que estaba muy interesado en mí, puesto que ellos me llevaban en ese momento. Miguel, encantado con el proyecto, le puso en contacto conmigo; y ahí es donde Mikel Belascoainme cuenta la historia del proyecto, que está preparando unas pinturas… que es un espectáculo muy reivindicativo sobre la mujer… quería que el personaje mujer fuese interpretado por mi… Idea que me gustó desde el principio, la reivindicación de la mujer gitana, haciendo flamenco. Lo sentí novedoso y que sería muy bonito hacer algo así.

¿Con qué emoción te sientes más identificada a la hora de expresar? ¿Por lo tanto tu palo preferido?

Mi palo preferido es la soleá. Es donde mejor me encuentro yo ahora mismo y donde mejor me siento identificada. No sé si es porque siempre me han dicho desde fuera que mi baile lo llevo a la tristeza, a un sentimiento triste. Sobre todo porque yo canalizo mucho mis emociones, mi sentimiento a través de mi baile. Muy característico de mi baile es la fuerza, también, la rabia, soy de interpretar este estilo, en donde me meto en mi mundo propio y en donde encuentro muchas emociones, e incluso romanticismo a la hora de bailar las falsetas de la guitarra, pena, incluso alegría en la bulería. La soleá también contiene la fuerza y la garra se siente en las entrañas.

¿En qué momento de tu baile crees que te conviertes en maga y aparece la magia?

Cuando escucho la guitarra, y me hacen un solo de falseta, la falseta en donde escucho esa melodía que el guitarrista me transmite, ahí para mi empieza la magia en mi baile. Al mover los brazos, al intentar dibujar cada nota y cada acorde de la guitarra con mi cuerpo, creo que ahí aparece la magia.

¿Te sientes maga, sientes que estás haciendo algo potente de cara al mundo, que estás moviendo algo que merece la pena cuando estas bailando?

Sí, creo que lo mejor que se le puede entregar al mundo es como una misma es y la pureza de una persona, que hoy en día se carece un poco de eso, de la pureza, de la verdad. Entonces con mi baile lo que quiero contarle al mundo es mi verdad. Como yo lo siento y como lo expreso y creo que mañana voy a hacer algo muy increíble y haré magia, por eso, porque se va a ver la verdad de mi flamenco.

El sitio, el Teatro Real es mágico ¿no?

El sitio… imagínate como es (risas). El sitio es mágico tela.

¿Qué crees que posee el baile de mujer y qué posee el baile de hombre, encuentras diferencias claras, te gusta pasearte entre un mundo y otro cuando bailas?

Me encanta el baile de mujer y me encanta el baile de hombre. Entiendo que una mujer tiene que bailar femenina, para algo somos mujeres y creo que la mujer debe de utilizar mucho sus brazos y su cuerpo y la elegancia. Después también hay momentos en el baile que tenemos que meter la técnica de los pies y la fuerza. Esa parte que, sin embargo, le corresponde más a el hombre también tiene que contener una base de movimiento de cuerpo estilizado pero que como he dicho antes, el baile de hombre se caracteriza normalmente por la fuerza, por unos pies fuertes, a diferencia de lo sutil de la mujer… 

Sí, pero a ti cuando te aparece la fuerza, lo que diríamos pertenece a aspectos masculinos, ¿cuándo aparece eso en tu baile, cómo te sientes?

Hay que tener siempre las dos vertientes, no olvidarnos nunca de que somos mujeres, aunque aparezca fuerza y rabia en un zapateado.

¿Aprecias en los bailaores momentos de feminidad?

Sí, lo veo claro, incluso hoy día más que antes quizás. Veo que utilizan más los brazos; incluso el juego de muñecas, que también es muy femenino, la cadera, que para mí es un recurso tan de mujer, los bailaores de hoy en día la utilizan bastante.

¿Entonces estamos en un momento podríamos llamar “neutro”, utilizando indistintamente los recursos del baile femenino y masculino?

Sí, yo diría que sí; cada vez es más claro.

¿Sientes que tu baile y forma de vivir el flamenco está lleno de gestos, de una filosofía heredada de tus familiares artistas?

Sí, yo he bebido de esa fuente, cada brazo, cada gesto se intuye de donde viene. Al verme bailar, se sabe de donde vengo, es inconfundible. Igual que en todas las sagas me imagino, siempre, aunque tu tengas tu personalidad propia. Tampoco quiero decir que tengo ya una personalidad determinada en el baile, que según va pasando el tiempo voy forjándome en eso, pero siempre intento que no se pierda mi raíz.

¿Qué crees que has incorporado y llevas de ellos en tu arte? Enumérame de uno en uno.

De mi tío Manolete, desde pequeña me ha hecho mucho hincapié en el espacio, en mi manera de moverme en él, de recorrerlo. Es maravilloso llegar de una punta del escenario a otra con una facilidad increíble, como lo hacía él. Creo que moviéndome en el escenario me desenvuelvo bien gracias a él.

De mi tío Mario quizás los brazos, esa limpieza que él tenia al dibujar el movimiento en el aire, que a mí me queda mucho todavía, porque él era único en eso. Pero creo que ese sello también lo llevo o intento llevarlo, lo mejor que puedo.

¿Y de Juan Andrés?

De Juan Andrés lo tengo tó (risas). Hasta el respirar, es que él ha sido verdaderamente mi maestro, es el que me ha puesto en este mundo y el que me ha echado a andar, como quien dice.

La disciplina, el orden. Él tiene mucho orden y también limpieza que para eso hay que estudiar mucho y trabajar mucho. Y la precisión y la seguridad que tiene en el escenario; eso también me lo ha inculcado mucho, yo antes… pues que tenía miedo… “Alba, levanta la cabeza, mira al público con descaro, que no le tienes miedo”. 

Quizás es la persona que más te ha observado desde fuera.

Todo el rato, ha sido mi maestro y me ha enseñado todo lo que sé en realidad. Porque luego sí, tomas clases, tomas cursos… 

Además, sigues con él en escena, que ahí es donde se aprende más.

Sigo con él, trabajando juntos en tablaos, grandes escenarios…

¿Y de otros artistas, has recogido y sientes que llevas algo de ellos en ti?
En realidad, te soy sincera, en youtube he visto pocos, mi referente número uno, es Carmen Amaya, es mi musa, y la siguiente que he visto muchísimo y a ella, sí a pie de escenario es Manuela Carrasco. De Carmen ese baile racial, esa fuerza…
¿Cómo es Alba cuando despierta cada día en los momentos cotidianos? ¿Dónde pones tu mirada, qué te gusta hacer cuando no bailas?

Nunca dejas del todo la cabeza en blanco o en otros pensamientos que no sean de baile, de trabajo. Pero, por ejemplo, la moda me pierde, salir de compras, le doy mucha importancia también a cómo salgo vestida al escenario, me gusta siempre vestir elegante, me diseño yo misma los trajes, me gusta el diseño, imaginar mi vestuario antes de tenerlo.

Te propongo un juego ¿Podrías poner nombre de mujer a cada palo flamenco?

¿Alegrías?Carmen, por mi Carmen Amaya,

¿Soleá?Manuela.

¿Tientos?Ahí me has pillao.

¿Taranto?Pastora.

¿Siguiriya?Loli, porque hay una siguiriya que bailaba Loli Flores con bata y palillos que no se puede aguantar.

¿Buleria?Concha, de Concha Vargas

¿Tangos?La Faraona.
¿y Alba? Sería nombre de tangos de mi tierra, y quizás los tientos, que mira, tienen un poco de relación con el sentido de mi nombre y terminan por tangos.Pues para los tientos, el nombre de Alba.

¿Si tuvieras poderes mágicos, qué cambiarias del mundo?

Cambiaría que no hubiera tantas guerras, tanta maldad como hay en el mundo; y si pudiera cambiaría eso y llenaría el mundo de amor, de paz, de tranquilidad; que hace mucha falta, sobre todo de amor.

Un deseo.
¿Un deseo en voz alta?

En bajito… pero luego lo voy a escribir (risas).

Un deseo enorme es llegar a lo más alto, para mí lo más alto significaría llegar a mi mayor extensión de mi misma, poder mostrarlo. Aunque nunca se llega, sí intentarlo y que mi familia pueda disfrutar de ello conmigo.

Begoña Castro para Flama

Fotos: Manuel García

Comentarios (0)