Advertisement
AIEnRUTa Flamencos Conciertos Ciclo 2021Banner Bienal Flamenco de Málaga 2021Flamenco Viene del Sur 2021
Noticias
20 septiembre, 2021
0 comentarios

Paula Comitre, libertad clásica en Flamenco Viene del Sur

Tras su estreno en el XXIV Festival de Jerez donde obtiene el premio revelación, Cámara Abierta tuvo su segunda representación abriendo el ciclo Flamenco viene del Sur 2021. Como su nombre indica, con este espectáculo Paula Comitre quiere llevar al espectador a conocer esos espacios más ocultos del escenario. Para ello se apoya en una secuencia esencial de luces que no abandonan nunca al sujeto principal de esta “obra primera” de la bailaora sevillana: un baile atemporal, dinámico y transparente. En un escenario desnudo unos pies descalzos pisan el negro linóleo del teatro central, completamente lleno por primera vez después de más de un año y medio, gracias a las nuevas medidas. En el silencio absoluto del público unos sordos movimientos en secuencia repetitiva nos presentan una Paula Comitre, discípula de maestros del flamenco vanguardista como Rafaela Carrasco y que sabe escuchar los ecos de la escena contemporánea de artistas como David Coria y Mercedes de Córdoba. Aparece la voz de Miguel Ortega que nos empuja suavemente hacia un viaje musical que recorre ininterrumpidamente toda la escena de principio a fin, y es el elemento principal para la única y perpetua protagonista de cámara abierta. Los tacones de Paula Comitre encuentran por fin el cuadro completo compuesto por Antonio Campos, el sobre citado Miguel Ortega, Juan Campallo y Rafael Heredia que interpretan y trenzan todos y cada uno de los palos y los estilos del tradicional programa musical en el que, entre sonidos puros, reptan secuencias sintéticas. Desde la cartagenera a la liviana, desde la Mariana a la cantiña, la Comitre plasma un baile heterogéneo, aunque un poco caótico, que sabe llevar el peso de complementos tradicionales como la bata de cola, las castañuelas o el mantón y que se mueve libre fuera de los esquemas clásicos, dejándose caer al suelo, recitando, aunque no muy bien ya que recitar es otra cosa, y pisando el mantón en una fiesta final por bulerías de Cádiz que anticipa el éxito de la bailaora sevillana que nos ha mostrado una ejecución impecable y brillante aun dejándose llevar más por el baile que por una dramaturgia clara. La Bronce para Guia Flama

Seguir leyendo
18 septiembre, 2021
0 comentarios

Rycardo Moreno inicia gira de ‘MiEsencia’ en el Festival de la Guitarra de Sevilla

Una de las más reconocidas sonantas de la actualidad flamenca arranca la nueva temporada con mucha fuerza y más creatividad. El lebrijano Rycardo Moreno presenta su nuevo trabajo ‘En Vivo + MiEsencia’ (2021), el cual fue registrado en directo durante la Bienal de Flamenco de Sevilla 2020, siendo la continuidad natural de su anterior disco ‘MiEsencia’, en el que no solo es guitarrista, sino compositor, arreglista y productor; y apadrinado por uno de los maestros del toque flamenco contemporáneo, el jerezano Gerardo Núñez. La primera actuación de este nuevo curso tendrá lugar durante la inauguración del Festival de la Guitarra de Sevilla 2021, el próximo 8 de octubre, en el Espacio Turina a partir de las 20h. Posteriormente, pasará por el Teatro Carlos III de Aranjuez (15 de octubre), Teatro Cofidis Alcázar de Madrid (17 de octubre), Lebrija (19 de noviembre), Festival de Jazz de Voll Damm Mas i Mas de Barcelona … y muchas más citas por Canarias y otras tantas por cerrar.  

Seguir leyendo
0 comentarios

El Ballet Nacional de España arranca nueva temporada con tres espectáculos

El Ballet Nacional de España quiere dejar atrás la crisis sanitaria causada por la covid-19 e iniciar esta nueva temporada 2021/2022 con programas que permitan al BNE recorrer teatros y festivales con un amplio abanico: Invocación, Centenario Antonio Ruiz Soler y La Bella Otero. Tres creaciones estrenadas bajo la dirección de Rubén Olmo. Tres obras que se representarán, de momento, en Madrid, Sevilla, Murcia, Valencia, Huelva y, fuera de nuestras fronteras, en San Petersburgo. Murcia será la primera ciudad que vea la representación del Centenario Antonio Ruiz Soler en esta nueva temporada, será el 7 de octubre en el Auditorio Víctor Villegas. Del 13 al 16 de octubre tendrá lugar en el Teatro Real de Madrid. Homenaje a este maestro de la danza española, cumpliéndose 100 años de su nacimiento y 25 de su fallecimiento. Por su parte,  Invocación se representará los días 8 y 9 de noviembre en el Dance Open Festival de San Petersburgo (Rusia). Pasará por la Zarzuela de Madrid entre el 10 y 22 de diciembre. Y ya en 2022 se representará en Huelva (5 de marzo) y Valencia (21-24 de abril). Habrá que esperar ya al 26 y 27 de mayo para ver la última obra del Ballet Nacional de España: en el teatro de la Maestranza de Sevilla.

Seguir leyendo
14 septiembre, 2021
0 comentarios

Festival Flamenco Valle Gitano, con el corazón en la mano

No hay que juzgar a una persona por sus cualidades sino por el uso que hace de ellas (Rochefoucauld) Tras suspenderse la edición de 2020 por la pandemia, la Hermandad de los Gitanos, a beneficio de las obras asistenciales, rindió homenaje a los sanitarios de la UCI de los hospitales de Sevilla en el III Festival Valle Gitano. Actualmente, aunque no esté asentado, es el único festival flamenco en la ciudad de Sevilla, y, sin embargo, la mayoría de los medios de comunicación, y sus críticos, no consideran que merezca cobertura. La organización, con el maravilloso espacio y la destacada megafonía, crearon un marco idóneo para disfrutar de esta música, que, además, consigue reunir entre el público, a algunos de los pocos flamencos que existen, al menos en Sevilla. El cartel comprende artistas englobados geográficamente en algunas de las zonas flamencas por excelencia, y por historia: Lebrija, Utrera y Jerez. Faltaría Triana. Al margen de gustos, los intérpretes, son herederos de sus mayores, pero no tanto en el cante como en los apellidos. Lógicamente no cantan igual, ni, es posible, que deban hacerlo; ahora bien, promocional y mercantilmente han tomado el legado, la herencia. En la práctica no es así. Y repito, al margen de los gustos que cada cual tenga de los intérpretes. María Terremoto no hace el cante de su padre o/y abuelo, ni se registra como ellos, ni incluso con su repertorio, ya que, por ejemplo, es capaz, viniendo de una jerezana, acordarse en varias ocasiones de Morente; y habría que añadir que, actualmente, debido a la pérdida de peso, que influye en su diafragma, su voz ha cambiado. Rancapino Chico es un clon de su paisano Antonio Reyes, o a la inversa. Su cante melódico, a veces meloso, está exento de desgarro, de inspiración, y del ‘corazón por la boca’ del que hablaba Antonio Mairena, elementos que han marcado el cante de sus maestros, aunque se acuerde de estos insistentemente en sus recitales, pero, no en lo expuesto, sino sobre todo en las coplas: Juan Villar, Chiquetete, Turronero, y su padre, claro. Antes del chiclanero, compartieron escenario El Chimenea, Mari Peña y El Borrico. Toná, soleá por bulerías y seguiriyas respectivamente. Con el jerezano ocurre algo similar que con los arriba mencionados; en su caso, canta por Jerez, pero intentando mimetizar con aspavientos el cante de su abuelo cuando este tenía sesenta años, y claro, eso no significa sucesión. Anabel Valencia fue la excepción. La lebrijana ofreció un recital valiente, honesto y muy profesional. El baile, como colofón, lo propuso El Farru. Otro ejemplo más. No es que se parezca/pareciera poco a su abuelo, sino que la mitad de su actuación fue cantando y acompañándose de la guitarra (también lo hace, a veces, su hermano), interpretando canciones aflamencadas que dejó perplejo al público, y desde luego, no precisamente por su calidad. Inaudito, rozando lo escandaloso. Es decir, vivir de una marca es cómodo, sea de lo que sea. Y el cante y el baile es otra cosa, o no es todo eso. Es una lástima, porque los artistas mencionados – y una gran mayoría de los jóvenes actuales – sobre todo los más mediáticos, son excelentes intérpretes, con cualidades, conocimientos, vivencias… De ahí que, haya que ser exigentes con ellos, siendo eso difícil si aplaudir de pie pidiendo el bis se convierte en una inercia, en una rutina, precisamente como el cante y baile que se comenta. Lo único que sé es que he cantado siempre con el corazón en la mano (Tío Borrico). Juan Antonio Rodríguez Juano para flama   Jardines del Valle. Sevilla.  III Festival Flamenco Valle Gitano. Cante: Anabel Valencia. Luis de Chimenea. Manuel Fernández `El Borrico`. Mari Peña. María terremoto. Rancapino Chico. Guitarras: Nono Jero, Curro Vargas. Antonio Higuero, Antonio Moya, José Gálvez. Baile: El Farru. Entrada: lleno. Sevilla, 11 de septiembre de 2021.

Seguir leyendo
11 septiembre, 2021
0 comentarios

Maestro de maestros, Capullo de Jerez desborda con su cante en el Festival Milnoff 1922 de Granada

Cuando se va a su encuentro ya sabe uno que va a sufrir un choque. Este impacto se produce de forma inmediata en la noche del 9 de septiembre en el Palacio de los Córdova, dentro en la segunda edición del Festival Milnoff 1922 de Granada. No deja ni tocar dos compases al guitarrista cuando, como con un golpe en la mesa a mano abierta, pone firmes a todos. La conexión entre sus acompañantes es cuidada y no importa que la guitarra se haya desafinado un poco con el cambio de temperatura, la complicidad no entiende de otra cosa que de la escucha y apreciación de cada movimiento del compañero. Cada matiz es expandido por sus palmeros y percusionista brindando por la libertad de Capullo de Jerez de la cual hace partícipes a cada testigo. Seguido a la soleá, se levanta y entona unos martinetes. El guitarrista vuelve a tocar, esta vez afinado con una precisión igual que su dominio de múltiples registros emocionales en cada palo, y se realiza una parte de cantes libres: tres cantes de levante y fandangos. Indescifrable la combinación entre frescura, libertad creativa y medición exacta del compás que muestra en cada uno de los arranques de melodías de duración variable. Muchos cantes los empieza sin introducción de la guitarra o palmas. No necesita templarse ni buscar el duende porque debajo de su sombrero se encuentran ideas de sobra para sorprender en cada instante, salirse del guión o escribir un largometraje con un personaje nuevo en cada escena. Desborda en las bulerías y las letras se suceden en temáticas tan dispares como son las vidas mismas de cada uno. Volviendo a cambiar de tema, agradece los aplausos y pregunta: ¿habéis comido? El protocolo parece ridículo al lado de la energía de Miguel Flores Quirós. Hace pensar que uno algo hizo mal si no es capaz de sentirse con la vitalidad de Capullo de Jerez. Por ello es maestro de maestros, porque sus lecciones son parte de su persona, hace querer ser como el. Con todos sentados, él se levanta, baila, canta y celebra por rumbas como si a cada minuto se volviese a celebrar un año nuevo. Interminable su energía, el desparpajo se vuelve elegante de tanta fuerza. “Este ritmo es para ustedes” dice en sus letras pero parece que una actuación así no es digna de ninguno de los asistentes porque la deuda y agradecimiento de todo lo que dio en el escenario no se puede devolver. Al acabar, todo el mundo en pie, perdidos por todas las ataduras interiores que se rompen cuando uno atiende a una curación de tal magnitud, aplaude sin poder asimilar lo que acaba de ocurrir. No hay preparación que pueda simular la noche que ofreció. Más que un recital o espectáculo redondo, se trata de un acercamiento a la verdad y una continua negación de los castillos en el aire para estar en el momento presente. Vida solo hay una –este fue el principal mensaje durante la actuación, repetido en varias ocasiones–, así que los que hayamos podido ver algo de su luz en aquella noche, seguiremos buscándola. Pablo Giménez para Flama    

Seguir leyendo
10 septiembre, 2021
0 comentarios

El Farru hace soñar en el Festival Milnoff 1922 de Granada

Una melodía celestial introduce el espectáculo, dentro de la programación del Festival Milnoff 1922, con el elenco llegado a escena y una voz en off que introduce la temática de la noche, Por un sueño, y da paso a la guitarra por seguiriyas, despacito y a compás, de José Gálvez. Una subida en el tempo indica un cambio y los aplausos del público corroboran que algo sucede: entra El Farru y se coloca en el centro del escenario con una impasible quietud hasta rematar la primera letra del cante. Solo es el comienzo y todavía quedan muchas expectativas que cumplir. Se reserva y en cada movimiento va soltando su fuerza comedidamente pero con mucha intención. Un remate al tres deja el compás en el aire y lo hace dirigir su cuerpo hacia la guitarra que se encuentra apoyada en el borde izquierdo del escenario. La iluminación, de un azul frío sobre el escenario y rojizo el fondo, matiza una escena onírica. Los taconeos y juegos de pies que aumentan en intensidad hasta un remate con un grito incluido del protagonista dan lugar al cambio de luces en el fondo que pasa al color morado y una mayor claridad general. Toma la guitarra como la espada de Excalibur, alzándola al cielo, toca unas falsetas apoyando la rodilla en el suelo y sale del escenario con guitarra en una mano. Un interludio por parte de David El Galli y José El Pechuguita homenajea a Manolo Caracol y con un solo de cajón por parte de El Lolo concluye la presentación completa del elenco. En el segundo baile El Farru se mostró lleno de fuerza y ligereza en los pies. Le sucede una parte en pleno silencio que domina con libertad y desparpajo. Caminando obtuvo la complicidad del público en una sonrisa perspicaz y seductora. Un virtuoso juego de tacones a guitarra tapada saca una oleada de ovaciones vertiginosas de los asistentes al final del baile y nuestro protagonista respondió saludando en varias direcciones y en varios puntos diferentes del escenario. Pareciera un final pero la ensoñación continúa a guitarra sola de Gálvez, como de nuevo en el punto de partida. Si al comienzo fue vestido de negro y el segundo baile entero de blanco, ahora sale El Farru en una versión actualizada e híbrida, tanto de vestimenta como de roles existentes en el flamenco, pantalón blanco y negra la camisa y chaqueta, con guitarra en mano improvisa una melodía melancólica sobre el compás de tientos y después canta. Su silla es situada esta vez en el centro del escenario y la canción continúa en sus manos. La melancolía se funde con exclamaciones del público y sus miradas de complicidad. Enlaza con la dedicatoria a Paco de Lucía y en su cante recuerda a la persona con quien recorrió el mundo entero. El sentimiento caló en todos los asistentes y mientras le aplaudían y vitoreaban de una forma abrasadora, miró al cielo y continuó brindando al maestro el momento presente. Aprovecha el micrófono de diadema junto a su mejilla y calma los aplausos agradeciendo su presencia en el festival porque, según sus propias palabras, en esta situación que hemos y estamos viviendo, las emociones se multiplican. Pablo Giménez para Flama Noches de Palacio en el Festival Milnoff 1922 de Granada – Auditorio Manuel de Falla, 8 de septiembre – El Farru, Por un sueño

Seguir leyendo
9 septiembre, 2021
0 comentarios

Incomparable la majestuosidad de Estrella Morente en el Festival Milnoff 1922 de Granada

La entrada de una estrella en el cielo no es casual, aparece para formar parte del mosaico en el tapiz del olimpo. Clama al cielo su voz, su bata de cola azul, con madroñera goyesca con unas pocas flores blancas y rojizas, tal y como se presentó en la inauguración del Festival Milnoff 1922 de Granada. Después de las primeras canciones se pasea por el escenario con su firmes pasos, su ensimismada mirada y gestos flamencos, no necesita ni siquiera respirar para transmitir su fuerza interior. La banda realza su valentía, entre la dulzura de las flautas traveseras y la resonancia estremecedora de los vientos metales. Estrella Morente destapa la magia que envuelve la copla en una noche dedicada a su tierra. Después de una primera parte sale fuera del escenario y, como una leve nube de verano que tapa parte de las luces en el firmamento, se deja paso a una parte instrumental que comienza con un piano calmado bajo unas visuales al fondo del escenario con las principales figuras de la copla intercalando sus miradas. Sigue un intercambio de melodías entre instrumentos por parte de La banda de la Morente, como cariñosamente dicen de ella. Con las notas del piano se disipan las nubes y se ve de nuevo aparecer a la cantaora granadina: esta vez su canto es de plata. Parece fácil su elegancia, su naturalidad española, su desparpajo andaluz. Un reflejo de Estrella Morente solo puede ser de raíz, de una singularidad española en la que se vislumbra un imaginario que traspasa pasado y presente. Con los brazos en jarras y el torso erguido, saluda y se coloca junto al piano. Cada pose es una postal de museo. El drama invade su voz. Se mantiene con talante en cada giro armónico. La banda llena de colores sus quiebros y los silencios son aprovechados por los asistentes para lanzar su mejor ole porque es una heroína en todos los guiones que represente, da igual que sea esa o aquella, la misericordia por nuestras protagonistas siempre la acompañan. Con un interludio en donde cuatro hombres de pie en la esquina del escenario, como una imagen cinematográfica, bajo un cenital, haciendo compás con los nudillos en una mesa alta, cantando y rematando con una pataíta de baile, da lugar al cambio de escena y la colocación de las flamencas sillas de anea. Una velocidad vertiginosa introduce de nuevo a Morente por bulerías con un guiño a Carmen Amaya y a las canciones populares españolas. Con cuatro palmeros detrás y un guitarrista a cada lado, se encuentra en el centro de una reunión con una iluminación que la hace resaltar sobre sus acompañantes. Hace grande al flamenco con sus tangos de Granada y su carisma se vuelve íntimo, igual que el toque de piano que sigue a la parte flamenca. Vuelve la banda con un crisol de clásicos del siglo XX uniendo a Albéniz, Falla y Rodrigo en una parte instrumental que, después de pasar por emotivas melodías como el famoso Adagio del Concierto de Aranjuez, desemboca en la parte final de la Danza ritual del fuego. En la cuarta entrada de Estrella vuelve a sorprender con una bata de cola negra con enaguas rojas como la roja flor en su pelo. Sin abanico que disminuya la acritud de la letra, ni peineta que suavice su penitencia, canta Pena, penita, pena. Un largo suspirar en su voz, Soledad, majestuoso y haciendo parar a la banda antes de el último resonar de trompeta, indica las enormes facultades de nuestra protagonista de emocionar al público con largas notas quebradas. Pero todavía quedan muchos suspiros porque Estrella Morente quita el aliento en cada interpretación. La penúltima de la noche, Suspiros de España, se la dedica a quien le enseñó a amar a la copla. Si su padre le enseñó los secretos que esconde el flamenco, su abuela Rosario, quien se encuentra en primera fila y a quien canta al borde del escenario, inclinada y mostrando sus respetos, fue quien le enseñó a amar la copla. Las ovaciones son recogidas por Estrella con la música de Agustín Lara de fondo. Granada es su tierra y a ello suenan los aplausos. Pablo Giménez para Flama *Inauguración de la segunda edición del Festival Milnoff 1922 de Granada en el Palacio de Congresos, 21:00 del día 7 de septiembre.

Seguir leyendo
7 septiembre, 2021
0 comentarios

Suma Flamenca Madrid 2021 pone la mirada ‘Al sur del sur’

“En el flamenco todo comienza y termina en el sur”, sentenciaba Antonio Benamargo al explicar a un reportero las razones que le motivaron a dedicar la edición número 16 de Suma Flamenca de Madrid 2021 a Cádiz y alrededores. Y si queda alguna duda, el nombre del Festival la resuelve: Al sur del sur, una edición donde se disfrutará de todo el arte de Jerez de la Frontera, los Puertos gaditanos y Gibraltar, pero también de Sevilla, Granada o Almería y, por supuesto, de Toledo, Vitoria, Madrid y hasta de Centroamérica. Serán 15 espacios los que, entre el 19 de octubre y el 7 de noviembre, acogerán los 37 espectáculos, de los cuales 20 son estrenos absolutos, tal como lo anunciaba hoy en la presentación oficial, la Consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, que a su vez recalcaba que “Madrid que adopta y acoge todas las expresiones culturales y artísticas y es punto de encuentro y difusión de esta forma de sentir y de vivir”. Coincidían absolutamente varios de los artistas invitados a la rueda de prensa, entre los que destacaban José Mercé, María Toledo, Juañares, Rapico, Alfonso Losa o el toledano Israel Fernández, entre otros. Este último poniendo la nota musical a la reunión con su cante, acompañado de la guitarra malagueña de Rubén Lara. Grandes espacios para grandes artistas La Suma Flamenca 2021 se inaugura el viernes 19 de octubre con Víctor Monge «Serranito» y su espectáculo Como un sueño, en la Sala Verde de los Teatros del Canal. En este mismo escenario, tendrán lugar en los posteriores días, las presentaciones de los artistas Israel Fernández con Ópera Flamenca, Pansequito & Aurora Vargas con Virtud Flamenca, Gerardo Núñez con A Través Del Tiempo, Marco Flores con Sota, Caballo y Reina y Alfonso Losa con Flamenco: Espacio Creativo. Mientras tanto, la Sala Roja del mismo teatro acogerá las presentaciones de: José Mercé, Por Derecho; Manuel Liñán, Pie de Hierro; Farruquito, Íntimo; María Moreno More (No) More; Joaquín Grilo, Alma, e Israel Galván La Edad de Oro, que cerrará el festival el domingo 7 de noviembre. La Sala Negra, por su parte, acogerá a los artistas: Niño Josele, Maestros; Antonio Lizana, El secreto del mundo; Sara Calero, La Finitud; Caminero Trío, Al toque; Guadiana, Plaza de las canastas; David Virelles, Patas. Además de los Teatros del Canal, la Suma Flamenca llega este año a varios municipios de la Comunidad, como el Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo de El Escorial, que acogerá a José Valencia, Manuel Reyes, María Toledo y El Choro; La Cabrera, donde veremos a Ezequiel Benítez y Rapico o Rascafría, donde actuará Ana Crismán con su Arpa Jonda. De igual modo, la Red de Teatros de la Comunidad ofrecerá seis conciertos: en el Teatro Auditorio Ciudad de Alcobendas, donde se presentará Antonio Lizana Quinteto; el Auditorio Teresa Berganza de Villaviciosa de Odón, donde veremos a Arcángel; en el Teatro Auditorio Federico García Lorca de San Fernando de Henares, con el cante de Ingueta Rubio; en el Auditorio Adolfo Marsillach de San Sebastián de los Reyes, que recibe a Paco del Pozo y en el Mira Teatro de Pozuelo de Alarcón, que acogerá la presentación de Antonio Canales. Suma Flamenca presta también su atención a los niños con los espectáculos Pulpitarrita y Flamenco Kids, en la Sala Cuarta Pared, así como el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes, el Centro Cultural Pilar Miró y el Centro Cultural Francisco Rabal. Así el panorama, habrá arte para todos los gusto, edades y preferencias, con el sello inconfundible de Suma Flamenca, que es uno de los Festivales más esperados y queridos por artistas, aficionados y toda la comunidad flamenca de España, que no pierde la ilusión de sentir en lo más profundo un buen cante, llorar con una guitarra o gozar de un baile que haga alcanzar la gloria. No imaginamos mejor remedio para los tiempos que corren. Paula Y. Valdez para Flama    

Seguir leyendo
5 septiembre, 2021
0 comentarios

Fuegos flamencos de todos los colores en el Festival Nacional de Cante Flamenco de Ogíjares de Granada

En la apertura del XLII Festival Nacional de Cante Flamenco de Ogíjares se rindió homenaje a Mariquilla y Juanito Villar al comienzo de la velada con emotivos discursos. Unos fuegos o juegos artificiales, un repentino obsequio para los amantes de la estimulación sonora y visual, escuetos pero con algunos colores, cerraron la parte hablada y dejaron paso a uno de los homenajeados de la noche. Abre al toque lento y firme, sin florituras para que no se distraiga el público de su paso firme y caminar, Manuel Jero. “En el reloj de mi vida el tiempo se ha detenido” comienza entonando Juanito Villar. La letra dice mucho de lo que está ocurriendo y por llegar. De la soleá pasa a las alegrías lleno de energía como una barquilla que no corre, sino vuela. Por tangos sigue como gitano morito y junto a sus acompañantes cautivaron a una mora, aunque ya antes de subir al escenario tenía cautivado a los asistentes gracias a su dilatada carrera. Le sucede Joselete de Linares quien, después de su interpretación de La nana del caballo grande, se encuadra en el compás de soléa con buena letra y Paco Cortés, con conocimiento de causa, se salió del folio sacando los oles del público y haciendo lucir a su compañero con cambios de intensidad virtuosos. Con la seguiriya nos adentramos en el espesor del cante jondo y los ayes se volvieron cada vez más profundos. Se volvió a detener el tiempo en el reloj. La templanza parece infinita hasta que llegó una vertiginosa subida de compás y cierre. Ahora llegan sus mejores cartas, sentimientos que esconden lecciones de vida, y encontró el júbilo del público después de cada fandango. Continuó la noche con los acompañantes de Pastora Galván quienes comenzaron con unas bulerías al golpe. “Como revienta un cañón” sale de las gargantas deMiguel Lavi y David El Galli. Pastora sale y solo con el arte de levantar bien los brazos atrapa a los asistentes. Dan ganas de gritar su nombre después de cada paso y lo visual hizo en la noche que el flamenco se figure en una actitud de talle erguido, en unos pies descalzos y una presencia férrea. El segundo baile que realiza es una soleá. Si para cualquier persona lo más difícil en la vida es no hacer nada, la quietud o meditación, ahora estas facultades son encarnadas por un largo y minimalista paseo de Pastora. Una lenta subida de brazos y una posición firme con mirada altiva muestran la respiración del baile sobre un fondo quebrado de voces ya perdidas yfundidas en miradas acusadoras y ceños fruncidos. La emoción contenida sube de forma gradual con una arrolladora guitarra de Paco Iglesias. Después de una breve pausa se subió la velocidad media de la noche con unas alegrías bien ligeras y con un repentino cambio preparado a bulerías de Cádiz en donde el virtuosismo de Miguel Ángel Cortés voló como asciende su voz, la de Esperanza Fernández, en alegría y volumen. Los primeros tientos de la noche desembocan en tangos. Esperanza se pone en pie y aclama a la galardonada –con la letra “ponte guapa Mariquilla”– quien se encuentra entre las primeras filas. Después de unas seguiriyas que fueron aplaudidas con efusión cierra su cometido por bulerías. Realiza en ellas la zambra gitana antes de demostrar su torrente de voz sin micrófono. Malagueñas son ahora el estilo elegido para abrir la sección de un cante joven y sincero. Dos letras. No habla ni se presenta mucho pero parece que con el cante ya se sincera lo suficiente. Continúa por tangos. Curiosa la falta de palabras entre cante y cante pero en la soleá por bulería vuelve a dominar en cada respiración. Su frescura y juventud dan un aliento de aire fresco. En su bulería improvisa una letra indicando que es un regalo estar en el homenaje de Juanito Villar. Con su cante se expresa. Saludan los palmeros, el guitarrista Nono Reyes y finalmente Juanfra Carrasco, el cantaor más joven del cartel, quien sin mediar palabra entiende el reclamo del público y realiza unos fandangos finales en la parte delantera del escenario. Duquende solo con su sombrero hace recordar los quejíos más hondos del corazón. La guitarra de Luis Salao, emotiva y dulce, comienza el taranto que tanto faltaba. Con Duquende uno ni se plantea a quien le canta porque directamente se encuentra uno con sus propios sentimientos hablándoles y ya no es la voz del presente, sino la voz de la memoria quien habla. Esa es la fuerza del cante jondo. Sus seguiriyas retumban en los valles y su eco se pelea con su angustia. Maestro de maestros, realiza unos tangos y bulerías que enseñan que la edad no perjudica la agudeza. Un final por bulerías obsequia de nuevo a los amantes del buen cante, con fuegos artificiales y juegos de palabras, porque en la letra está el sentido y en el paso firme la elegancia. Pablo Giménez para Flama Fotografías y vídeos de Daniel Palomar          

Seguir leyendo
3 septiembre, 2021
0 comentarios

Rancapino estremece con su cante en las Jornadas del Cante de Cádiz y El Puerto

Solo el espacio escénico impone. Ese Monasterio de La Victoria de El Puerto de Santa María, sede escogida por la Tertulia Flamenca Tomás El Nitri, organizadora del ciclo, se llenó hasta la bandera con un silencio absoluto. Subió el chiclanero y arrancó con una soleá majestuosa, despasito. Templando la voz, como él mismo comentaba antes de comenzar. Y no pudo pasar por alto que El Puerto es su segunda casa, por toda la familia que tiene aquí, y por los días de su infancia. Las alegrías también fueron bastante templadas; como el toque del portuense Paco León, que hizo las delicias para sus paisanos en las falsetas y remates. A compás. Muy tranquilo, con la parsimonia que dan las tablas. Fue un recital para escuchar, sin grandes fachadas, con un cante bajo pero sincero. Los tangos fueron jaleados por el público que llenó el patio del Monasterio de La Victoria. Remató por bulerías muy emotivas; y en el compás con el relentí bajo… bulerías pa escuchá, como se dice en el argot. El público despedía en pie al chiclanero, quien se pegó una ronda de fandangos fuera de micro donde mezcló unas letras tan graciosas… como dolorosas. Jorinde Cielen&Flama Reportaje gráfico: Agustín González Bellido

Seguir leyendo