Opinion

EL SEVILLA. MOJINOS ESCOZÍOS

29 Agosto, 2013

El primer recuerdo que tengo del flamenco es mi padre, con un transistor, escuchando a Juanito Valderrama. Después ya paso yo a escuchar a Camarón, cuando se puso de moda, por el año 90 es cuando comienzo a escuchar bastante flamenco. Después resulta que conozco a una mujer, y con el tiempo tengo dos niños con ella, que era bailaora, y dejó el baile para tener a los niños. Y a partir de ahí, un poquito más metío en el flamenco.

Como primicia, contaros que en octubre me meto en los teatros con el espectáculo El Sevilla y el Ballet Flamenco de Juana la Coja. Empezamos en Andalucía (estrenamos en el teatro de Mijas el 5 de octubre), y después recorreremos toda España. Es humor y flamenco puro. Juana la Coja tenía dos hijas, que eran la bellúa y la pelúa, y vienen dos marineros americanos, que conocen a las tías y se enamoran. Yo narro la historia.
No se había hecho humor en el flamenco. Ya sé que los críticos y los puristas estarán con la mosca detrás de la oreja. Pero lo hago por amor, porque mi mujer dejó de bailar hace 10 años por amor, y ahora por amor la voy yo a volver a poner a bailar. Son cinco bailaoras, una de ellas canta, dos bailaores, cajón, dos guitarras y cantaor.

Me meto en el mundo del flamenco. No soy un gran aficionado, aunque he escuchado mucho. Además, yo voy a los tablaos. Mi mujer trabajó en los tablaos. Ella se llama Mónica Ramos, no es conocida. Estuvo trabajando con Carmen Mota, donde recorrió todo el mundo con el flamenco, como han hecho muchos jóvenes.

Con el que más relación tengo del flamenco es con Manuel Molina. Al ser yo conocido, también te conocen, y acabo siempre en algún sarao. Cada vez que puedo voy a ver flamenco. Me encantan los grandes montajes: Farruquito, Sara Baras, Joaquín Cortés. Lo último que he visto ha sido a Farruquito en el Gran Vía de Madrid. Yo lo siento, pero creo que Farruquito es el número uno. En cuanto al cante, Miguel Poveda, Mayte Martín, José Mercé… Tengo más de 800 discos de flamenco. Aunque no sea un gran conocedor, sé llevar el compás y distingo todos los palos… ¡pero no voy a cantar, eh! (entre risas)…

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email