Opinion

José Manuel Caballero Bonald (Escritor)

30 Julio, 2011

“Extracto del prólogo”

 

(…) El tono de muchas de las letrillas de Gerena se aparta un poco de lo que viene entendiéndose, en sentido estricto, como la mecánica expresiva del cante. No me refiero ya a la temática más habitual –el hambre, la cárcel, la madre, la marginación- ni a la métrica más inamovible, sino a la propia matización lingüística. (…) Tal vez contribuya a dotar a estas coplas de una tentación culta que, en algunos casos, no se corresponde del todo con la espontánea sutileza de lo popular (…).
El flamenco es un arte popular en permanente estado de renovación y Gerena siempre ha traducido a su modo esa evidencia.
El invariable aliento crítico del temario de Manuel Gerena ha atravesado por toda una serie de metódicas y consecuentes evoluciones. La protesta pasó a convertirse en esperanza, el programa combativo en proyecto de paz; la urgencia acusadora, en situación de alerta.

 

En el ayer de mis escritos
Combatían enemigos,
Hoy le traigo a cada verso
Esperanza de mis amigos.


Lo que antes era una proclama de lucha, ahora es un aviso de perseverancia justiciera (…).
No cabe duda que el estilo flamenco de Gerena está hecho a partes iguales de apasionada libertad interpretativa y de intentos de actualización de un viejo esquema tradicional. Ni por su lenguaje crítico ni por sus hábitos musicales, podía confundirse a Gerena con ningún otro exponente contemporáneo del flamenco.
Estuvo y siempre ha estado al lado del pueblo andaluz y le ha ido poniendo una música sin tiempo a la apacible o iracunda, a la limpia o sórdida realidad de su tiempo.

Comentarios (1)
  • Catati - 21 Septiembre, 2011 a las 14:05

    Que buena crítica. Me parece objetiva

Publicar comentario

Name
Email