Opinion

Carmelo Gómez (Actor)

30 Noviembre, 2011

Tengo una hija con una bailaora. Estuve mucho tiempo estudiando con María Magdalena. Apareció el flamenco en mi vida en la Escuela de Arte Dramático. Miguel Narros nos dijo que el flamenco era una de esas raíces de las comedias del arte.

 

Esa raíz española, la identidad más acendrada en nuestra tradición popular. No es solo el baile de élite, sino la expresión de un determinado pueblo.Se ha quedado en un grupo, pero es la expresión de una cultura de un país entero.

 

Y me puse a estudiar para ver si era posible encontrar las raíces del flamenco, de nuestra comedia del arte. En esa forma de moverse, esa concepción estética de la vida. En su ay, en su dolor, en su quejío, pero también en sus bromas, en sus letras.
Desde entonces el flamenco me ha perseguido en todos los niveles. Desde las corraleras hasta aquella sevillana maravillosa de Camarón en la película de Saura.
Es la sevillana más sentida, con más dolor y con más influencia moral que yo he escuchado en muchos cantes que he conocido en mi vida, incluida las clásicas de
Beethoven. Eso sale de la garganta de un hombre con un dolor personal que le da la posibilidad de contar de una forma, que eso es el flamenco. He ido mucho en Madrid por Casa Patas.

Me influyó mucho Camarón, como a todos, Vicente Soto también me gustó mucho en una época. Pepe de Lucía también canta cuando quiere. La madre de mi hija dice que es un niño que canta muy bien (entre risas)… Paco de Lucía, Tomatito, casi todo el flamenco.

El Indio Gitano también lo sigo escuchando en mi ipod. Oigo mucho flamenco.

Comentarios (2)
  • Francisco José Pozo - 1 Diciembre, 2011 a las 18:01

    No puedes imaginarte la alegría que me das con tu comentario. Más que el comentario en sí es quien lo hace y más que quien lo hace es el gusto que yo comparto contigo.
    La gente como tú, famosa, debería hacer este tipo de comentarios en público y sobretodo para que la gente joven vea que el flamenco no es un arte de payos ni gitanos incultos y pordioseros.
    El verdadero interés suele estar en para qué se hacen las cosas más que en el por qué, ¿no crees?
    ¿Me gustaría saber para qué haces este comentario?
    Un saludo de alguien que vive para el Flamenco y no del él. Por desgracia soy poeta y escribo letras, unas detrás de otras que cuando se encadenan bien no se escapan y forman, encadenadas, palabras libres. Mira tú qué ironía.

  • filocastroruiz@hotmail.com - 2 Diciembre, 2011 a las 14:48

    Hay Carmelo que completito eres hijo y además te enganchó el flamenco!! Dime donde está el defecto??

Publicar comentario

Name
Email