Opinion

Andrés Aberasturi (Periodista)

1 Abril, 2012

02/04/2012

Andrés Aberasturi

¿Y qué hace un tipo que se apellida Aberasturi escribiendo de flamenco? Bueno, el gran Sabicas -que entraba en los aviones desconfiando porque lo “primero que te mandan es que te ates para que no puedas escaparte”- Sabicas, digo, era navarro y ahí está, ocupando en la Historia el lugar que le corresponde junto a su guitarra. Cuando tuve el placer de entrevistarle, yo no había descubierto el flamenco.

A ese mundo se llega de ida -de muy niño- o de vuelta ya de casi todos los adornos de la vida, en plena madurez sentimental y ése es mi caso.

Me encontré con el flamenco ya de mayor, después de haber oído casi todo, buscado casi todo, dejado casi todo, cuando comprendí vitalmente el verso de Juan Ramón: “no lo toques más que así es la rosa”, cuando los adjetivos me empiezan a sobrar y aprendí a distinguir los fuegos artificiales de los incendios.

Aparecieron, casi a la vez, el flamenco, los fados y el tango y el jazz dejó de ser una afición culta y/o progre para convertirse en la sencilla verdad del sentimiento inexplicable. Y sigo en eso. No sé nada de flamenco, no entiendo nada ni he logrado que nadie me explicara el secreto que guarda. Ni siquiera estoy seguro de que haya un secreto. Pero sé que hay momentos en los que el sonido macho del bordón o el parloteo de la prima con sus dos hermanas, son capaces de yeñir la vida, momentos en los que una voz se te mete hasta los adentros y te acaricia el corazón. O te lo muerde.

Comentarios (2)
  • Aurora A. de Andrés - 3 Abril, 2012 a las 08:49

    Ole, ole y ole mi compañero, viejo amigo de Rne. Cuando yo dirigia y presentaba, junto con el gran flamencologo Maolo rios Ruiz, el CUARTO DE LOS CABALES, por legado directo de aquel estupendo aficionado que fué Pepe Verdú, Andrés todavía no andab a por los caminos del alma musical flamenca, pero uya apuntaba maneras en las ilustraciones musicales que emitia en su programa. Andrés es un ser eminentemente sensible, es lógico que haya caido enrededado en los misterios de lo “jondo”.. los viejos sonidos negros le pellizcan el alma.Lo sé.

  • Juan Manuel de Rota (Cádiz) - 3 Abril, 2012 a las 09:55

    Pues sí Andrés, nada mas y nada menos éso es el flamenco “Sentimiento”, que se te cuela en el cuerpo y se te ponen los vellos de punta.

Publicar comentario

Name
Email