Noticias

FESTIVAL FLAMENCO DE NÎMES. Rocío Molina; mujer blanca soltera busca…

14 enero, 2017

La bailaora malagueña Rocío Molina fue la artista invitada para inaugurar la 27 edición del festival flamenco más importante de Francia, el Festival Flamenco de Nîmes. Una localidad que abarrota el teatro y las diferentes sedes del festival, agotando las entradas. El caso de Rocío Molina.

Las noches del 12 y 13 de enero la malagueña ofreció el espectáculo Caída del Cielo, reuniendo un total de 1.600 personas en los dos pases. Comienza el espectáculo con una engañosa entrada ruidosa, al más puro estilo de rock andaluz. De repente, se hace la oscuridad y aparece Rocío con bata de cola blanca con suelo y fondo blanco. Inmóvil. A los cinco minutos mueve una mano. En otros tantos, la recoge. Silencio sepulcral y respetuoso a uno de los baluartes del baile flamenco por venir. Alza los brazos… sin mucho entusiasmo. Se agacha y se tumba. El minimalismo parece ser un signo de la heterodoxia del baile o danza flamenca. Se arrastra por el suelo, lo único que se escucha en el silencio de la noche (con luna llena incluida). A los 15 minutos, los primeros pases de baile. Danza contemporánea. Descalza, acompañada por unas notas de xilófono.

Comienza el cante a los 25 minutos. Rocío se pega unos pases magistrales de soberbia jonda con una especie de rodilleras / castañuelas. Guiños de break dance. Parece que Rocío Molina ha encontrado su sitio, y está cómoda. Es lo máximo de la heterodoxia femenina, por siguiriya. Tiene un estilo muy definido, maduro hasta cierto punto. Le gusta la provocación y romper el baile. Deconstruirlo. Pero es verdad que la malagueña ya ha construido bastante. Se lo permite y se lo puede permitir. Y lo vale. En un momento dado se le ‘cae’ el traje y se queda totalmente desnuda. Tapándose pechos y sexo con ambas manos.

Un espectáculo con mucho carácter. El primer aplauso tarda 40 minutos en llegar. Pero el público disfrutaba. Se escuchaba también por los pasillos después de esta fiesta de la heterodoxia jonda.

Soleá con traje negro después de una especie de batucada con aires africanos. Rocío hace compás por tangos. con un palo (como de fregona). Después aparece vestida de gitana, pero de por estar por casa. Con su mantón y todo. Bulerías, cantes de ida y vuelta… pero todos los ritmos combinados y simplemente mostrando un detalle. Destellos de genialidad.

Isidoro Cascajo

ROCÍO MOLINA, baie
EDUARDO TRASSIERRA, guitarras
JOSÉ ÁNGEL CARMONA, cante y bajo eléctrico
JOSÉ MANUEL RAMOS “ORUCO”, compás y percusiones
PABLO MARTÍN JONES, percusiones y música electrónica

JEUDI 12 JANVIER 2017 20H
THÉÂTRE BERNADETTE LAFONT – Nîmes
VENDREDI 13 JANVIER 2017 20H
THÉÂTRE BERNADETTE LAFONT – Nîmes
Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email