Noticias

Esperanza Fernández, la Orquesta Chekara y Andalucía

2 Marzo, 2017

Iniciar un estudio de la naturaleza y orígenes del flamenco es adentrarse en un mundo caótico, lleno de nebulosidades, de sorpresas, de silencios y de lagunas. Cuando se cree haber encontrado una dirección recta y segura y que se pisa firmemente sobre un camino concretamente determinado, surge repentinamente el más inesperado obstáculo, el más desolador vacío y el avance queda cortado. Por fortuna, durante las dos últimas décadas la investigación flamenca ha dado un giro sustancial y necesario. Muchos de los estudios han sido realizados por autores y autoras que se han preocupado en enfocar sus trabajos con métodos científicos, a veces desde criterios universitarios, ofreciendo aspectos sociológicos, culturales, antropológicos, etc. De hecho, en estos últimos años se han derribado numerosas teorías y mitos, que eran intocables. Otra cosa es que haya quién no quiera asimilar estas nuevas teorías porque le siga interesando defender las otras.

La eterna pregunta que todo el mundo se hace respecto al flamenco: ¿de dónde viene? Infinidad de teorías se han hecho al respecto. Algunas (las menos) con mucho fundamento, y otras (la mayoría) muy disparatadas. En lo que casi todo el mundo coincide es en señalar que el flamenco, surgido en Andalucía, proviene de una mezcla de músicas y culturas muy diferentes entre sí y que aquí se aglutinaron y llegaron a formar lo que hoy conocemos como flamenco.

Tal como hoy día se entiende el flamenco no cabe duda que es cosa moderna -con dos siglos aprox. de vida- y que su fundamento está en la mezcla de andaluz-judeo-morisco-gitano. Uno de estos rasgos definidores es la influencia árabe. Las modulaciones y melismas que definen al género pueden provenir de los cantes islámicos. Lo que parece que no quepa duda a grandes rasgos es la estrecha relación de la llamada música andalusí con el flamenco y Andalucía. En este sentido son escasos los trabajos en los que haya una exposición concreta del flamenco con la música árabe. Han transcurrido más de treinta años desde que se estrenó en Granada (el lugar más idóneo) Macama Jonda  -con disco publicado- de José Heredia Maya. Participaron, entre otros artistas, Enrique Morente, Antonia La Negra, Luis Heredia El Polaco y Jaime Heredia El Parrón junto a la Orquesta Chekara de Tetuán (denominada entonces Orquesta de Música Andaluza de Tetuán), dirigida por Abdessadak (1931 – 1998), fundador de la Orquesta. Su sobrino, Yalal Chekara (1974) se ha convertido en el heredero musical y continuador de su obra en la actualidad, cuya orquesta lleva ahora el nombre de Ensemble Chekara Andalusí de Tetuán.

Para conmemorar el llamado Día de Andalucía, el ICASS ofreció un concierto con la orquesta mencionada y la cantaora Esperanza Fernández. El espectáculo se estructuró a través de varias composiciones en solitario de Chekara, diversos cantes de la trianera (cantiñas, tangos de Málaga y de El Titi, milonga y guajira de Pepe Marchena –versión Rocío Márquez-  y fandango de Frasquito Yerbabuena), algunos temas entre ambos grupos de músicos (cabales y serrana introduciendo el concierto) y una ronda final fandangueril entre los dos intérpretes. Llama la atención la manera de interpretar de la hija de Curro Fernández. Cuando no se basa en los estilos más convencionales -en los que aparece su expresión más visceral-  acanciona los otros, y se aprecia un cierto sabor light: milonga, guajira…En general, una agradable propuesta, ya antes ejecutada por otros músicos (Segundo Falcón, Arcángel, Mari Ángeles Gabaldón, Vicente Gelo…) y necesaria -o al menos, ayuda- para acercarse al conocimiento de ambas disciplinas musicales íntimamente ligadas. De ahí, que la idea del espectáculo sea  una conversación, un encuentro, no una fusión.

El texto del libreto rezaba que el sentido del espectáculo era `investigar y recuperar el repertorio histórico y contemporáneo para mostrar en un solo espectáculo lo mejor de cada estilo musical así como para promover el diálogo, la paz y la tolerancia entre los pueblos y culturas del Mediterráneo; surgen dudas con este último aspecto, ya que Esperanza Fernández, para terminar el concierto, cantó el himno de Andalucía, haciendo referencia a España, y no a los pueblos.

 

Texto: Juan Antonio Rodríguez Juano

Orquesta Chekara y Esperanza Fernández.  Violín y voz: Yalal Chekara. Laúd y coros: Mustafa Bakkali. Darbouka: Moausin Bakkali. Kanun: Youssef el Mezghidi. Cante: Esperanza Fernández. Guitarra: Miguel Ángel Cortés. Palmas y coros: Jorge Pérez ‘El Cubano’, David Bonilla, Miguel Vargas hijo. Lugar: Teatro Lope de Vega, Sevilla. Fecha: Martes 28 de febrero. Aforo: Media entrada.

Comentarios (0)

Publicar comentario

Name
Email